22 febrero 2011

Pastel de cabracho (o similar)

Mientras llega el día en el que me voy a pelear de nuevo con huevos y harinas, voy a meter en La Cajita, para que podáis recurrir a ella en cualquier momento, una receta que me pasó mi amiga Angélica cuando al borde de un ataque de nervios preparaba el menú para la pasada Nochebuena. La receta es muy fácil y a todo el mundo le gustó. Lástima no tener ninguna foto, pero prometo ponerla en cuanto repita.
         
                                                                      
Ingredientes:
  • ½ Kg. de cabracho (Lo puedes encontrar congelado en La Sirena, pero también puedes  usar filetes de merluza, con lo que te ahorras el estar quitando espinas porque el cabracho tiene muchas, cambia un poquito el sabor, con merluza sale más suave, pero,  por esto mismo a los “peques” les gusta más.
  • 4 o 5 patas de sucedáneo de cangrejo, también suelo usar colas de falsa langosta, las compro en La Sirena, vienen  en paquetes con tres, en este caso con dos tienes suficiente.
  • 2-huevos
  • Una pizca de pimienta
  • 200 gr. De nata liquida para cocinar
  • Una cebolla tierna muy picadita
  • 4- cucharadas de Ketchup
Pon en una cazuela el cabracho o merluza, con agua, un chorrito de vino blanco, media cebolla cortada en dos trozos, una  hoja de laurel, una rama de perejil, un poquito de sal y pimienta lo dejas cocer unos 10 minutos. Una vez hervido retiras el pescado y lo pones en un plato aparte para que se enfríe, mientras tanto fríes la cebolleta muy picadita hasta que quede transparente, la dejas enfriar en un bol. Desmenuzas el pescado quitándole muy bien las espinas  y lo pones con la cebolla frita en el bol, luego las patas de cangrejo o el sucedáneo de colas de langosta, también desmenuzado, incorporas los dos huevos (no hace falta ponerlos batidos), la nata y el Ketchup, un poquito de sal y le metes la batidora un poco, solo para se mezcle bien no hace falta que se quede un puré muy pasado.

Lo pones en un molde rectangular untado con un poquito de aceite de oliva (yo uso un molde de silicona que me va estupendamente) al baño maría durante unos 40 minutos.
Lo mejor es tener el horno ya caliente, se pone el molde de silicona en una fuente de cristal para horno con bastante agua, casi hasta el borde y para saber si esta hecho lo pincho, si sale limpio es que esta listo, por lo que, los 40 minutos de cocción son un poco orientativos.

Lo dejas enfriar y lo desmoldas en una fuente sobre una capa de lechuga muy picadita queda mejor si lo dejas en la nevera y desmoldas al día siguiente. Lo puedes adornar por encima con gambas cocidas, langostinos pequeños también cocidos, pepinillos  cortaditos en laminas finas o lo que se ocurra y luego en unas salseras a parte pones salsa mahonesa y salsa rosa para que cada uno se ponga la que mas le guste.

Se sirve cortado porciones de un dedo de grosor acompañado con un poquito de lechuga .

Bon Appétit

1 comentario:

  1. Yo, que no soy tan niña, prefiero el sabor del cabracho, ahora bien, doy fe de que estaba muy bueno.

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!