21 febrero 2011

Restaurante AKU-AKU en Mojácar


Imprescincible comer uno de sus arroces si se visita Mojácar. Aunque tienen en la carta ensaladas, pescados y pasta casera, la estrella de este chiringuito es el arroz.






Cuando vas allí lo difícil es decidirte por alguna de las variedades de arroz que preparan, a la vista de todos, en una parte del chiringuito. El de rape y gambas, el de sepia y col, el negro, el de bacalao, quizás el campero o el de puerro y gambas, el de costillas, o la clásica paella. Todos ellos casan perfectamente con algunas de las ensaladas.





El marco es excepcional, mirando al mar y servido por un personal encantador. María es el alma mater del Aku, ayudada por sus hijas Elia y Esther. Por la noche cambian la carta y algunos días puedes disfrutar buen jazz o flamenco fusión mientras cenas o te tomas una copa. También puedes ver una película de estreno los lunes de verano, y por supuesto tomarte una copa o un cóctel.


Cuando voy a Mojácar voy pensando en mi visita al Aku-Aku. Eso sí hay que reservar si quieres comer arroz. Para el resto de la carta seguro que te montan una mesa en cualquier rincón.

¡Lástima que sólo esté abierto de marzo a octubre!

1 comentario:

  1. Soy asidua de Mojácar y el Cabo de Gata, la verdad es que me escapo en cuanto puedo y todos los veranos sin falta.
    Me encanta hacer esnórquel en esas aguas tan cristalinas... sobre todo el la Playa de Macenas (Mojácar) donde el fondo del mar es casi todo roca y por la tarde cuando el sol se pone se queda muy solitaria y se vé muy bien.
    Una gran amiga me llevó una noche a tomar un mojito en el Aku-Aku y me encantó, ambiente distendido, informal, con musiquita y gente tomando una copa o cenando o charlando... me queda pendiente el tema de los arroces, pero prometo que la próxima vez que vaya iré a comerme uno y ya os comentaré.

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!