28 febrero 2011

Peta Zetas en tus postres



Es un caramelo carbonatado, también conocido como caramelo con chasquidos. Su mayor característica se encuentra en la exposición de sus ingredientes al anhídrido carbónico, que se queda atrapado en el caramelo. Cuando el dulce se introduce en la boca libera esas partículas al contacto con la saliva, que producen sonido y una sensación de explosión y efervescencia.
Si vuestra edad ronda los 30 años o teneis hijos de esa edad seguro que recordareis esta golosina, a mi me encantaba, era algo mágico, una sensación indescriptible que ninguna otra cosa te hacia sentir, a una edad en la que todo era curiosidad y además al alcance de tu bolsillo, cuando nuestra paga eran 5 pesetas - eso costaba la bolsa cuando yo la compraba - un sobrecito era un lujo, ya que por ese dinero podias comprar 5 cosas de 1 peseta (un chicle, un caramelo, una gominola ... ) pero merecia la pena, sentir ese chasquido, que a veces si comias demasiado de golpe hasta te dolía la lengua o el paladar por las explosiones - suspiro - que recuerdos ...
Pues todo esto me vino a la cabeza y fué el tema de conversación en una sobremesa de cena cuando me sirvieron el postre en el restaurante del parador de Vielha, concretamente.
Esta es la parte de los helados:

Recorte de la Carta de Postres del Parador de Vielha

Me apetecía algo fresquito, sí, un helado, y me decanté por este:
Deliciosas cremas heladas con barquillos de chocolate:
Menta con chocolate, American Brownie y Turrón.
En un principio no tenia nada de especial, me refiero a que era una copa de helado de tres sabores con un barquillo - por supuesto los helados exquisitos, la presentación excelente y el barquillo exclusivo - hasta que toqué fondo... sí, sí, al fondo de la copa estaba la sorpresa de la noche, ¿os podeis imaginar?, al principio a simple vista pensé que sería almendra triturada o laminada, hasta que me lo metí en la boca ... y ya sabeis el final, una explosión de Peta Zetas llenó mi boca, me entró la risa y fué como volver a "aquellos maravillosos años".

Al llegar a casa me imaginé ese postre de Nochevieja, esa tarta de cumpleaños, incluso ese coctail dulce al que le podemos dar el toque estrella añadiendo por sospresa el ingrediente "explosivo" que sorprenderá a todos y cambiará sus caras, desde los mas pequeños a los mas mayores...

Probadlo y me contais, yo ya lo he hecho y el resultado ya os digo, fué extraordinario.

2 comentarios:

  1. Como mola y menudos recuerdos trae a la cabeza, cuando nuestros padres nos daban unas 25 PESETAS de paga y todos los crios nos ibamos corriendo a "los frutos" a comprar un mogollón de golosinas.

    Enhorabuena y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Aunque mi generación es anterior, descubrí los peta zetas a los 14 años y leer este post ha hecho "explotar" en mi cabeza un montón de recuerdos. Espero no tener que ir al parador de Vielha para volver a serntir esa sensación

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!