18 enero 2017

Pochas con panceta e hinojo


Siempre he utilizado la palabra pocho o pocha cuando alguien estaba enfermo o cuando la fruta estaba demasiado pasada, por eso me llamó tanto la atención la primera vez que en un restaurante vasco me encontré con un plato de "pochas". 

Las pochas son una variedad de alubia blanca a la que no se le deja que termine de madurar y las llaman así precisamente por el color paliducho que tienen. El color va del verde al amarillento clarito y son una delicia culinaria. Antes era difícil encontrarlas fuera de su lugar de origen (Navarra y La Rioja), pero hoy en día las podemos encontrar en alguno de los muchos mercados gourmet que tienen la mayoría de las ciudades. La época de esta legumbre es de mayo a septiembre, pero podemos encontrarlas cocidas en cualquier supermercado y disfrutar de un buen plato de pochas todo el año.


 
Ingredientes:
  • 1 tarro de 1/2 kilo de pochas (o 400 gr. de pochas secas)
  • 300 gr. de panceta ahumada
  • 1 bulbo de  hinojo
  • 1 punta buena de jamón
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite de oliva



Elaboración:

Las pochas secas  navarras me cuesta mucho trabajo encontrarlas en Madrid por lo que recurro casi siempre a las precocidas en conserva, eso sí, procurando que sean de muy buena calidad. Si usáis las secas, lo primero que hay que hacer es ponerlas en remojo durante 12 horas. Luego las ponemos a hervir en una olla o cacerola con agua que las cubra un dedo por encima y añadimos ahí el hueso de jamón. Dejamos hacer en la olla exprés 20-25 minutos.

Si por el contrario son las precocidas, las lavamos bien y las dejamos escurriendo mientras preparamos el resto del guiso.

Cortamos el hinojo primero en juliana y luego troceandolo un poco más. En una olla ponemos aceite y rehogamos el hinojo hasta que empiece a dorar.


Cortamos igualmente la panceta ahumada en tacos y la rehogamos con el hinojo. Añadimos un majado de ajo y perejil y dejamos hacer un par de minutos. 


De nuevo vamos a las dos opciones que tenemos. Si son las pochas secas, cuando lleven ya los 20-25 minutos de cocción en la olla, añadimos el sofrito de hinojo y panceta y volvemos a poner a cocer durante 10 minutos ya sin presión, sólo cocción a fuego lento. Comprobamos que las pochas estén tiernas, apagamos el fuego y dejamos reposar.

Si por el contrario tenemos las pochas precocidas, añadimos a la olla del sofrito de panceta e hinojo 3/4 de litro de agua y la punta de jamón y ponemos a cocer en la olla exprés durante 25 minutos. Cuando pase ese tiempo, abrimos la olla (siempre con cuidado de haberla enfriado previamente para que salga todo el vapor) e incorporamos las pochas. Las dejamos hacer diez minutos a fuego lento, ya con la olla abierta.


Retiramos la punta de jamón, rectificamos la sal y listo.


Como todo guiso de lengumbres, están  mejor de un día para otro.


Bon appétit

NOTAS:
Al llevar una buena punta de jamón y la panceta yo no suelo añadir más sal, por eso es conveniente que se pruebe para ver si está a nuestro gusto.



11 comentarios:

  1. Oleeee, ya sé para qué voy a usar el bulbo de hinojo que compré el otro día, tengo unas verdinas y este finde caen!
    Me encanta la receta!
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  2. Que delicia de receta, hummmmm
    Besosss
    Rosa

    ResponderEliminar
  3. Que bien sienta un plato como este con el frío que hace, y con lo que me gustan las legumbres.....me encanta!!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son platos muy reconfortantes en estos días de invierno, si.

      Bss

      Elena

      Eliminar
  4. Con el frío que hace, una cazuelita de esas pochas entran divinamente. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Solo tenéis que pedirlas! Yo siempre me vengo con las alforjas llenas cuando vuelvo de semana santa, época de pochas frescas. La última vez me traje un kilo de secas, en mi casa no pueden faltar, me encantan...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo digas muy alto que te asaltamos las alforjas, ja ja

      Bss

      Elena

      Eliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!