"Un lugar donde guardar el aroma que sale de los pucheros, una buena receta, la tarjeta de aquel restaurante que nos gustó tanto, la etiqueta de una botella de vino…"

La cajita de Nieves y Elena

Adobo mexicano

Otra salsa ideal para las barbacoas o carnes a la parrilla, el adobo mexicano es una salsa de contrastes que nos ha enamorado en casa y que le ponemos a todo.

La primera sensación en boca la protagoniza la canela, comenzamos con el postre, viene a nuestro paladar un gusto dulce que te fascina, para inmediatamente entrar a tomar el relevo muy delicadamente el regusto a ajo, cebolla y comino y finalizar, ¡cuidado aquí!, con un potente picante que no se queda mucho en boca, pues el chile es un picante no persistente, pero que te deja los labios calentitos para que el cuerpo te pida mas.



¿A que estáis deseando probarla?

La podéis tener en la nevera semanas sin tener que envasarla al vacío, aunque no creo que os dure mucho jejeje...

Carnes, verduras, pasta, crudités, patatas ... todo le va bien!

¡Contadme con qué la habéis acompañado vosotros!

Ingredientes:

- 1/2 cucharadita de postre de chile molido (aquí jugaremos con nuestro umbral del picante)
- 4 dientes de ajo asados
- 1/2 cebolla asada
- 5 granos de pimienta
- 1 clavo 
- 1/2 cucharadita de postre de comino molido
- 1 cucharadita de postre de canela molida
- 1 cucharadita de postre de carne de pimiento choricero.
- 50 ml. de vinagre de vino 
- 50 ml. de aceite de oliva virgen extra
- 1/2 cucharadita de postre de sal


Preparación:

Ponemos a asar media cebolla pelada y los ajos con su piel, a 200º durante 25 minutos.


Pelamos los ajos, troceamos en cuartos la cebolla y ponemos todo en un vaso batidor.


Añadimos la carne de pimiento choricero y las especias.


Vertemos el vinagre y el aceite y salamos.


Batimos hasta conseguir una crema sin grumos.


Listo para aderezar nuestros platos favoritos.






Fuente: Las salsas de la vida 

Imprime esta receta
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios

Publicar un comentario

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!

Otros están viendo...