11 mayo 2014

El viejo almacén de Buenos Aires


Volver... con la frente marchita,
Las nieves del tiempo platearon mi sien...
Sentir... que es un soplo la vida,
Que veinte años no es nada,
Que febril la mirada, errante en las sombras,
Te busca y te nombra.
Vivir... con el alma aferrada
A un dulce recuerdo
Que lloro otra vez...

De punta se me pone el bello, un escalofrío recorre mi espalda y un sentimiento de melancolía me sacude con esta estrofa de nuestro querido Carlos Gardel.


En un salón con las paredes repletas de recuerdos, cuadros, fotos, recortes de periódicos... sin dejar ni un solo centímetro vacío, vitrinas llenas de antigüedades y mesas con manteles a cuadros blancos y azules, oyendo esta canción en vivo y en buena compañía podemos disfrutar de una velada sin parangón.





En el restaurante argentino El viejo almacén de Buenos Aires fundado en 1977, César Ruda, siguiendo la pasión familiar a este negocio se ocupa de que esto sea posible, noche tras noche de martes a domingo podemos disfrutar de la espectacular carta que nos ofrece rebosante de especialidades argentinas destacando sus carnes de exportación de la máxima calidad.




Podemos comenzar disfrutando de su choricito parrillero criollo y su morcilla parrillera...


... acompañados por una bebida italiana de aperitivo llamada gancia, muy refrescante, podemos decir que es como un granizado de vermut, una combinación deliciosa.


Tampoco nos podemos perder sus empanadas caseras de maíz, de queso y cebolla o de jamón y queso.


Como entrante sugerimos decantaros por las mollejas de ternera, unas de las mejores mollejas a la parrilla de Madrid.


Al fin  llegamos al plato fuerte, las carnes:
Cinco cortes servidos en orden de intensidad de sabor:

- Lomo bajo de Simmenthal importado de Holanda


- Lomo alto Aberdeen Angus importado de Argentina.
- Entraña limpia de Rubia Gallega.


- Vacío de Wagyu importado de Nueva Zelanda.
- Asado de Tira Black Angus importado de Nebraska.


Podemos acompañar con una fresca ensalada de rúcula y cítricos, una combinación perfecta.

¿Vamos a por el postre? Como no podía ser de otra manera el toque dulce lo protagoniza un panqueque de dulce de leche.


Y si todo esto lo disfrutamos amenizado con música en directo ....


....  y pareja de baile ¿que mas se puede pedir?


Pues un gin tonic para terminar....


... y salir por la puerta con una sonrisa haciéndote la foto de recuerdo....


 ... y con la sensación de que seguro, seguro, que volverás.


Este es el menú que podéis escoger si queréis disfrutar de la misma velada que nosotras, no os lo perdáis:



6 comentarios:

  1. El sitio nos gustó. La carne espectacular, el ambiente, la música y por supuesto la compañía,
    Volver,,,"sin la frente marchita", porque esperamos no tardar mucho ;)

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  2. Si, habrá que "volver....... ", me encantaron todas las carnes, nos lo pasamos muy bien.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya estoy reservando, Miguel está deseando ir ;-)

      Eliminar
  3. Y volví... el sábado, en compañía para que conocieran el lugar y yo hacerme una idea como cliente y me gustó, me gustó mucho.
    Fue un placer compartir la tarde con vosotras, espero volver a veros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que has corrido, no me extraña, seguro que como cliente, el viejo almacén estuvo a la altura incluso mejor, no lo dudo.
      Seguro que nos volvemos a encontrar.
      Besos

      Eliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!