14 diciembre 2015

Blinis de salmón y caviar


Hace ya muchos años que pisé por primera ver un restaurante ruso. Fue en "El Cosaco". Allí probé por primera vez los blinis con su crema agría y con caviar. Los creps y las tortitas, aunque similares a los blinis, nunca han sido algo que me apasione. Los como, pero nada más, sin embargo los blinis me enamoraron desde la primera vez. Quizá porque lo que de verdad me gusta es la mezcla del caviar y la crema agria y estos son un vehículo estupendo para llevar esta delicia a la boca. O quizá por esnobismo, que muchas veces nos dejamos llevar y mi hermana Carmen me hizo desear en su momento este bocado. Sea como fuere un día decidí que los iba a preparar yo cada vez que me apeteciesen.


Ingredientes:

  • 200 gr. de harina
  • 2 huevos
  • 400 gr. de leche
  • 25 gr. de levadura fresca
  • Sal
  • Caviar o sucedáneo
  • Salmón ahumado
Crema agría:
  • 200 gr de creme fraiche
  • Unas gotas de limón
  • sal y pimienta
Crema de mostaza:
  • 200 gr. de creme fraiche
  • 1 cucharda sopera de mostaza de Dijon
  • Sal y pmienta
Elaboración:

Disolvemos la levadura en leche templada. Si tenemos la Thermomix podemos hacerlo poniendo ahí la leche y programando 3 minutos a 371 velocidad 1- A continuación añadimos la levadura desmenuzada y proramamos 5 segundos a velocidad 3.


Añadimos la harina tamizada y programamos 10 segundos a velocidad 3. Si lo estamos haciendo en un bol mezclamos con una cuchara hasta tener una mezcla homogénea. Separamos las claras de los huevos y las reservamos. Añadimos las yemas al vaso de la Thermomix o al bol donde tengamos la leche con la levadura. Mezclamos bien. En la Thermomix 10 segundos a velocidad 3. Tapamos con film de cocina y dejamos reposar durante 1 hora aproximadamente.



Cuando haya reposado la masa, montamos la nata a punto de nieve. Podemos hacerlo también en la Thermomix, para ello el vaso deberá estar muy limpio. Ponemos la mariposa y programamos 1 minuto por cada una de las claras que tengamos a velocidad 3 1/2. Osea en este caso serían tres minutos. Yo las suelo montar con la batidora de varillas. Son costumbres.


Incorporamos las claras con mucho cuidado a la masa que teníamos reservada. Realizamos movimientos envolventes y dejamos una masa uniforme. 


En una sartén bien caliente vamos poniendo una cantidad de masa para formar los blinis lo más redondeados posible. Primero engrasamos ligeramene la sartén, pero no hace falta que repitamos la operación cada vez. Aproximadamente se harán poniéndolos al fuego un minuto por cada lado. Según saquemos los blins los pondremos en un recipiente tapados con un paño de cocina limpio.


Preparamos las cremas para acompañar. Tan sólo hay que mezclar los ingredientes de cada una de ellas en un bol.




Llevamos los blinis a la mesa junto con las dos cremas agrias, el caviar y una bandeja de salmón ahumado.



Un placer que nos trasladará a la antigua Rusia.



Bon appétit

Fuente: Directo al paladar y mezcla de varias

6 comentarios:

  1. Nunca los he comido, como tu dices yo tampoco soy mucho de crepes y este tipo de bocados, pero seguro que están buenísimos.
    Y al Cosaco lo tengo pendiente ;-)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Elena, tantas masas que hago y los blinis, todavía no. Sencillos y ricos. Me gusta la idea.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Que bocado más rico, ideal para estas fechas como aperitivo.

    Besines

    ResponderEliminar
  4. me encantan los blinis, siempre los tomamos de aperitivo el día de noche vieja, están deliciosos¡¡¡
    te han quedado genial
    besitos
    Concha

    ResponderEliminar
  5. Los blinis son magníficos y muy versátiles para poner encima lo que te guste, vamos un aperitivo que con ellos que nunca falla el exito.
    Bss

    ResponderEliminar
  6. Así que el cosaco? Madre la de años que hará que no vuelvo a ese sitio! Fue el primer restaurante en el que fui a cenar con el mendrugo de mi exmarido, y la verdad, me gustaba pero prefiero no volver jajajajajaja pobres no tienen culpa pero...

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!