15 septiembre 2017

Sardinas a la sal


Podría escribir la cantidad de propiedades saludables que tienen las sardinas pero no estoy aquí para eso, se lo dejo a los nutricionistas y médicos y que sepan que en mi casa vamos servidos porque nos encantan, ¿problema para no comerlas mas a menudo? ya lo sabéis, el olor que se queda por toda la casa aunque te encierres en la cocina al vacío jejeje...

Pues bien, para disfrutarlas sin aportar aceites al freír, o sin dejar olores es al horno a la sal, una querida amiga me dijo que ella las hacía así, si hacemos lubinas o doradas a la sal ¿porque no las sardinas? oye, menudo descubrimiento.


Desde entonces cada vez que las veo así, como se ven estas, frescas, enteras, duritas y bien tiesecitas van al horno y preparo una cena con un poquito de ensalada en un pis pas.


Ingredientes para 4/6 personas:

-1 kg. de sal gruesa para cocinar por cada 6 sardinas grandes (con cabeza, con tripa, con escamas, tal cual).

*La sardina debe cocinarse entera sin ninguna rotura y con las escamas porque éstas y la piel harán de "papillote" y la carne por dentro quedará jugosa y blanquita y la sal no entrará.











Preparación:

Humedecemos la sal gruesa en un bol amplio con un poco de agua y mezclamos hasta conseguir la textura de arena húmeda o granizo.


Ponemos 1/3 de la sal en la base de nuestra bandeja de horno y aplanamos con la palma de mano hasta dejarla muy fina pero perfectamente repartida y cubriendo toda la superficie (no deben quedar huecos vacíos pues las sardinas se pegarán a la bandeja)


Colocamos las sardinas una para cada lado dejando espacio entre ellas.
Cubrimos con el resto de la sal y prensamos con la mano haciendo la forma de sardina, como si moldeáramos arena en la playa, las cubriremos completamente excepto la cabeza y la cola.


Horneamos con el horno precalentado a 180º de 10 a 15 minutos (según el tamaño de la sardina y la potencia de nuestro horno) Sabremos que están echas cuando la cola esté tostada.

Con un cuchillo o espátula de tartas vamos separando y ahuecando con cuidado cada sardina y retirando la sal sobrante, deben salir enteras, la sal debe despegarse sin problemas.


Presentamos con un poco de ensalada de la que mas nos guste.




4 comentarios:

  1. Tienes toda la razón si hacemos lubina o dorada a la sal por qué no hacer también sardinas? Tengo que probarlas seguro que estaban buenísimas.
    besos

    ResponderEliminar
  2. si mi chico las pillara ...no dejaba ni una ...muy buena esta receta ..besotes

    ResponderEliminar
  3. Oye que genial lo hacer las sardinas a la sal. Me lo apunto, que mira que me gustan las sardinas y lo sanas que son, aparte de ser un pescado muy apañao de precio.

    Esta temporada voy muy de pescados, esta cae prontito.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Yo las tendré que pedir sin cabeza (tú ya sabes, pero no por eso me privaré de elas.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!