"Un lugar donde guardar el aroma que sale de los pucheros, una buena receta, la tarjeta de aquel restaurante que nos gustó tanto, la etiqueta de una botella de vino…"

La cajita de Nieves y Elena

Sagargala, postre vasco

 

Tenía guardada la receta del sagargala, este típico postre vasco, desde que la vi en una revista en la peluquería mientras esperaba turno para el tinte. Y cuando por fin la fui a hacer me dio por brujulear por internet por si acaso le faltaba algún paso a la revista. No sería la primera vez que cuando voy a hacer una receta me encuentro que faltan pasos, ingredientes o ambas cosas. A veces los maquetadores de revistas no especializadas en recetas, piensan que es un relleno más y que nadie va a hacer las recetas, si no no me lo explico. Bueno, pues vi que en la mayoría empapan ligeramente el bizcocho en vino tinto, así que aún siguiendo la receta de la revista he incluido ese paso.

El nombre de este postre viene de sagar, manzana en euskera, aunque la manzana la lleva exclusivamente en la cobertura que es una compota de manzana. El resto es una crema de queso y limón y una fina capa de bizcocho. ¡Pruébalo y verás!

Recceta del Sagargala

Ingredientes:

Bizcocho base:

  • 3 huevos
  • 70 gr. de harina (yo preparado sin gluten)
  • 70 gr. de azúcar
  • Un chupito de vino tinto

Crema de queso:

  • 250 gr. de crema de queso
  • 350 ml. de nata 35% materia grasa
  • 100 ml. de nata líquida
  • 60 gr. de azúcar glas
  • 5 hojas de gelatina
  • Zumo de un limón

Compota de manzana:

  • 3 manzanas
  • Una rama de canela
  • Zumo de un limón 
  • 50 gr. de azúcar
  • Un cucharadita de extracto de vainilla

Decoración:

  • Grosellas, manzana confitada, manzana deshidratada...

Elaboración:

1.- Montamos los huevos con el azúcar. Podemos hacerlo con varillas eléctricas. Si lo haceemos con la Thermomix ponemos la mariposa y programamos diez minutos a velocidad 3,5.

2.- Incorporamos la harina tamizada, mezclamos y ponemos la masa en un molde rectangular previamente engrasado o con papel de hornear. Echamos la masa y metemos al horno previamente precalentado a 180º. Dejamos hacer 15 minutos. Dejamos enfríar y desmoldamos.

3.- Forramos el mismo molde con papel film y colocamos el bizcocho. Ayudados de un pincel cubrimos con un poco de vino tinto.

4.- Mientras tanto tenemos que haber puesto a hidratar la gelatina en agua fría. Calentamos la mitad de la nata líquida y cuando esté la gelatina hidratada la escurrimos e incorporamos la nata caliente hasta que se disuelva la gelatina completamente. Luego añadimos el resto de nata líquida y el zumo de limón. Reservamos.

5.- Montamos la nata con el azúcar glas.

6.- Batimos el queso y le añadimos la mezcla de nata y gelatina. A continuación incorporamos la nata montada con movimientos envolventes para que no baje. Mezclamos bien y ponemos por encima del bizcocho. Metemos al congelador al menos tres horas.

7.- Para la compota de manzana  pelamos las manzanas y las quitamos el corazón. Las troceamos y las ponemos en una cazuela junto con el azúcar, la canela, la vainilla y el zumo de limón. Dejamos ir haciendo a fuego medio e incororamos un poco de agua cuando veamos que se va quedando sin jugo. Removemos continuamente hasta que la manzana esté cocida completamente. Aproximadamente 30 minutos. Sacamos, retiramos la rama de canela, triutramos y dejamos enfríar.

8.- Montamos el pastel poniendo por encima la compota de manzana. Decoramos y desmoldamos completamente antes de servir.


 9.- Volvemos a meter en el frigorífico y servimos frío.



Bon appétit



Imprime esta receta
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios

  1. Un postre que me parece especial, me gusta el nombre y creo que es estupendo, me gusta esa compota de manzanas, que rico se ve!!!, lo apunto ;)
    besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!

Otros están viendo...