20 mayo 2016

Vasitos de cuajada y gelatina de vino


Estos vasitos no son para golosos empedernidos, al contrario, este es un postre ideal para todos aquellos que prefieren tomar queso o yogures al final de la comida. Pero si os gusta la idea, es facilmente transformable ya que podemos utilzar un vino dulce, y añadir azúcar a la cuajada. Lo bueno que tiene la cocina es que podemos trasformar a nuestro gusto las recetas, darles la vuelta y cambiar completamente el chip. 

Estos vasitos tienen muy pocas calorías y menos si sustituimos el poco azúcar que tiene por algún otro tipo de edulcorante. Es un postre nutritivo y muy sano, con las proteinas que aporta la leche, los prolifenoles  y el resveratrol del vino. ¿Se puede pedir más?



Ingredientes:

  • 1/2 litro de leche
  • 2 cucharadas de leche en polvo
  • 1 sobre de cuajada
  • 1 cucharadita de sal
  • Pimienta 
  • 1/4 litro de vino de la Ribera del Duero (u otro, pero bueno)
  • 4 hojas de gelatina
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 50 gr. de piñones




Elaboración:

Preparamos la cuajada hirviendo la leche y disolviendo en ella la leche en polvo, la sal y la pimienta. Dejamos templar un poco y añadimos el sobre de cuajada disolviéndolo bien.

Repartimos en vasitos individuales y dejamos enfriar.

Ponemos a hidratar las hojas de gelatina durante 15 minutos. Mientras tanto disolvemos el azúcar en el vino  lo ponemos a cocer 5 minutos para que se evapore parte del alcohol. Retiramos del fuego y añadimos las hojas de gelatina ya hidratadas y bien escurridas. Movemos concienzudamente para que las hojas se disuelvan por completo en el vino y dejamos que se enfríe un poco. Cuando veamos que la gelatina está templada tirando a fría y la cuajada se ha solidificado, vertemos sobre esta la gelatina.

Guardamos en el frigorífico y cuando la gelatina esté a medio cuajar añadimos un puñado de piñones en cada vaso.



Dejamos enfríar y cuajar del todo y servimos los vasitos muy fríos.



Bon appétit

10 comentarios:

  1. He tenido la suerte de probarlo y me encantó, también es verdad que yo soy mas golosona y le hubiera puesto un toque mas de azúcar, pero como tu dices, es tan versátil que se puede adaptar a todos los gustos, además de tener una presentación fantástica y vistosa ideal para que tus invitados se queden con la boca abierta.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no puede faltar es la gelatina de vino que está buenísima, je je

      Bss

      Elena

      Eliminar
  2. Me gustan estos postres individuales y ligeros para todos los dias,y aunque soy muy golosa,las tartas son para dias especiales.besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, las tartas hay que dejarlas para las grandes o pequeñas ocasiones que sino salimos rodando.

      Bss

      Elena

      Eliminar
  3. Resveratrol?, madre mía lo que se aprende de los blogueros y luego nos ponen mala fama.

    Querida, un postre precioso, me gusta mucho la combinación de sabores.
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues apuntalo que por lo visto es un buenísimo anti envejecimiento y lo lleva el vino.

      Bss

      Elena

      Eliminar
  4. Pues sí que me parece una idea sensacional! Al principio me ha llamado la atención la gelatina de vino y ahora estoy deseando probarla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gelatina de vino es genial para muchas cosas. Aquí lo tienes de vino blanco:

      http://www.lacajitadenievesyelena.com/2011/03/gelee-de-vino-blanco.html

      Bss

      Elena

      Eliminar
  5. Uau que buena pinta! Te han quedado estupendo, nunca pensé en combinar la cuajada con vino, pero debe quedar dulce y bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dulce depende del vino o la cantidad de azúcar que le pongas, pero vistoso si que queda.

      Bss

      Elena

      Eliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!