10 julio 2017

Bizcocho de sopa de tomate (Tomato soup cake)


Lo más difícil de preparar de este Bizcocho de sopa de tomate ha sido encontrar la sopa Campell's de tomate.  No, no es que no se encuentre facilmente, es que yo soy impulsiva y no tengo paciencia. Realmente se puede preparar con la famosa sopa que inmortalizo Andy Warhol o con la de la marca Heinz (no conozco otras).


Todo empezó con mi hermana Montse que me dijo que había probado un bizcocho de sopa de tomate que había hecho una compañera suya y que estaba jugoso, buenísimo y que para nada piensas que esté hecho con este ingrediente tan raro. Inmediatamente, después de mi asombro, le dije que pidiese la receta a su compañera y en un rato me pasó un enlace en el que indicaban que la receta estaba en el libro "El Rincón de Bea". ¡Lo tengo! ¡Mañana mismo lo hago!.



Y claro querer hacer algo al momento con un ingrediente que no es habitual en nuestras casas, pues cuesta. La primera parada fue en el súper que tengo al lado de casa y evidentemente no la tenían. Después me fui a Carrefour y la Heinz, que es con la que trabajan ellos, estaba agotada. ¡El Corte Inglés no me falla!, me dije, pero me falló porqué tampoco la tenían, por lo menos en ese momento. Entre pitos y flautas se me hizo tarde y tuve que dejarlo para el día siguiente: domingo. ¿Ya he dicho que no tengo paciencia? A las diez de la mañana estaba en Taste of America y !ohhhh¡, cierran los domingos de julio y agosto. En Fruits of the World tampoco la tenían, al final me vuelvo cabizbaja a mi casa y mi marido me pregunta. ¿No la tienen en Sánchez Romero? Siiii, a tan sólo 500 m de mi casa tenía un estante repleto de la famosa sopa de tomate Campbell's.

¡Vamos con esta receta made in USA!

Ingredientes:
  • 1 bote de sopa de tomate Campbell's (o Heinz)
  • 225 gr. de harina
  • 250 gr. de azúcar
  • 125 gr. de mantequilla
  • 1 huevo XL
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • 100 gr. de nueces peladas

Elaboración:

Cortamos las nueces en trozos gruesos y reservamos.

Batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que quede una mezcla cremosa. Batimos ligeramente el huevo y lo incorporamos batiendo de nuevo la mezcla para que se integre bien.

Tamizamos la harina junto con la levadura, el bicarbonato, la sal y las especias e incorporamos 1a tercera parte a la mezcla anterior. A continuación añadimos la mitad de la sopa de tomate, alternando con otro tercio de harina, la otra mitad de la lata de tomate y terminando con el resto de harina. Mezclamos bien.


Por último añadimos las nueces, mezclamos y vertemos en un molde de bundt (podemos hacerlo en cualquier otro molde que tengamos) previamente engrasado. Damos unos golpes con el molde en la encimera para que no queden burbujas y metemos en el horno que previamente habremos precalentado a 170º. En mi horno estaba listo a los 40 minutos, pinchamos siempre en el centro con una brocheta para comprobar que sale seca y que el bizcocho está en su punto.


Sacamos del horno y dejamos enfríar en la rejilla diez minutos, a continuación desmoldamos y dejamos ya que se enfríe del todo.


De un día para otro está mucho mejor todavía.


Bon appetit

Fuente:Libro "El Rincón de Bea"

3 comentarios:

  1. La próxima vez que pases por Sánchez Romero me coges un par de botes, para nada conocía esta sopa y mucho menos me iba a imaginar que podría servir para hacer biscochos.
    Doy fe de que está buenisimo!
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  2. Mira que hay bizcochos de cosas rarunas por ahí pero de sopa de tomate... esto se lo tengo que hacer al vikingo solo para tomarle el pelo un día!

    ResponderEliminar
  3. Soy Montse la hermana que le pasó la receta y doy fé de que está buenísima

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!