"Un lugar donde guardar el aroma que sale de los pucheros, una buena receta, la tarjeta de aquel restaurante que nos gustó tanto, la etiqueta de una botella de vino…"

La cajita de Nieves y Elena

Ragú de cabrito by Jamie Oliver


El ragú de cabrito es una opción estupenda para cambiar de vez en cuando del típico ragú o estofado de ternera al que estamos acostumbrados.

Desde pequeña siempre he comido en casa ternera, pero de un tiempo a esta parte he probado diferentes guisos con cordero y cabrito y tengo que decir que no tienen nada que ver, son mucho mas sabrosos y potentes y su jugosidad y untuosidad al igual que la ternura son mejores que la de la ternera, además el cabrito es una animal cuya carne es de las mas sanas y sabrosas, sin apenas grasas no aportan casi calorías a los platos y son una elección genial para toda la familia.
Si que es verdad que a veces es difícil encontrar este tipo de carne en el super, pero ningún carnicero tendrá problemas para traeros la pieza que os guste previo encargo.

Tomad buena nota de este guiso porque seguro que ya no lo haréis de otra forma.

Ingredientes para 4 personas:

- 2 cebollas
- 3 dientes de ajo
- 2 ramitas de romero fresco
- 400 gr. de tomates de lata enteros y pelados
- 1 cayena pequeña
- 3 hojas de laurel 
- 1 cucharadita de nuez moscada molida
- 1 cucharadita de azúcar
- 1 cucharadita de hierbas mezcladas secas
- 150 ml. de vino tinto
- 650 gr. de pierna de cabrito cortada en dados  (guardaremos los huesos)
- 2 cucharadas de tomate frito
- Unas hojitas de albahaca fresca
- 225 ml de caldo de cabrito:
      * Huesos de cabrito
      * 1 cebolla
      * 2 hojas de laurel
      * Sal
- 2 zanahorias
- Sal y pimienta negra recién molida

Preparación:

Preparamos el caldo de cabrito poniendo 225 ml. de agua junto con los huesos, la cebolla cortada en cuartos, las 2 hojas de laurel y una pizca de sal y dejamos cocer 10 minutos a fuego suave desde que comience a hervir.
Majamos los ajos.


Picamos la cebolla, ponemos a dorar a fuego medio en una olla amplia hasta trasparentar unos 6 minutos.
Añadimos las hojas de romero y el majado del ajo y rehogamos 2 o 3 minutos removiendo de vez en cuando.


Pulverizamos la cayena con el mortero y la añadimos al guiso junto con las hojas de laurel, la nuez moscada, las hierbas y el azúcar, sofreímos durante 3 minutos mezclando bien.


Vertemos el vino tinto, el tomate frito y el tomate en lata troceado.
Mezclamos.


Subimos la temperatura a medio-alto, añadimos 100 ml. del caldo (el resto sólo lo usaremos en caso de que se nos seque el guiso y necesitemos añadir mas).
Incorporamos el cabrito, removemos y salpimentamos.


Cuando comience a hervir bajamos el fuego a medio-bajo y dejamos cocer unos 20 minutos.
En ese momento añadiremos las zanahorias ralladas. Mezclamos.
Tapamos y cocemos 2 h. 10 min. removiendo de vez en cuando.


Adornamos con las hojas de albahaca fresca picadas y listo!



Autor: Jamie Oliver

Imprime esta receta
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios

  1. La de tiempo que hará que no como cabrito!!! Y mira que me gusta pero siempre me da por hacerlo al horno... mira, un ragú es una opción perfecta también para esta carne tan sabrosa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ragú sale de miedo Ana, pruébalo ya verás como te enamora.
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  2. El cabrito es una de las carnes que más me gustan. Antes tenía la suerte de recibir por Navidad un cabrito y lo recuerdo con nostalgia. Es cierto que fuera de la época navideña no es fácil que el carnicero de barrio tenga la pieza y mucho menos en las grandes superficies, pero encargarlo no cuesta ningún trabajo y así podemos disfrutar de guisos como este que nos has preparado hoy.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se de uno que se chuparía los dedos jejeje...
      Besos
      Nieves

      Eliminar

Publicar un comentario

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!

Otros están viendo...