"Un lugar donde guardar el aroma que sale de los pucheros, una buena receta, la tarjeta de aquel restaurante que nos gustó tanto, la etiqueta de una botella de vino…"

La cajita de Nieves y Elena

Lubina a la sal de Pedro Subijana


Cuando recibí la newsletter de este mes del reto Cooking the chef no me lo podía creer, ¡¡había acertado!!
A la buena de Abril le gusta jugar y siempre nos manda un par de pistas a los integrantes del grupo para ver si averiguamos de que chef se trata antes de publicarlo oficialmente... 
Pista:
"Reza el hombre y el cocinero mitiga... la cuaresma nos da pistas"
Yo sabía que Subijana se apellidaba de segundo "Reza" y lo lancé ... y fíjate tu por donde ¡eureka!
He tenido la suerte de experimentar "Akelarre" y el honor de conocer a Pedro.
Tanto su restaurante, como su cocina, como él mismo son únicos.


De Pedro me apetecía hacer una de sus recetas sencillas, de "estar por casa", de las "domésticas", como él las llama, su cocina ha evolucionado mucho y sus platos son verdaderas creaciones de ingenio y maestría pero no podemos olvidarnos de las sencillas y no menos importantes.


Ingredientes para 3 personas:


- 1 lubina por persona
- 2 kg. de sal gruesa de hornear









Preparación:

Pedimos al pescadero que nos prepare la lubina para "asar a la sal", es decir, sólo deberá limpiar la tripa y recortar un poco las aletas, y muy importante, no quitarle las escamas y nunca abrirla.

Ponemos a precalentar el horno a 180ºC.
En un bol amplio ponemos la sal y humedecemos con un chorrito de agua.

Removemos muy bien toda la sal asegurándonos de que se humedezca toda, debe quedar textura de arena húmeda (nunca empapada)




En una bandeja de horno extendemos un poco de sal aplanándola con las manos, haremos  una cama lisa y plana, debe quedar totalmente cubierta, no es necesario que sea de mucho grosor, haremos una capa fina pero homogénea.
Colocamos las lubinas con una separación de al menos dos centímetros entre ellas.



Cubrimos cada lubina con el resto de la sal, modelando la forma de cada una y presionando con las manos hasta quedar completamente enterradas.



Horneamos 20 minutos.



Sacamos y dejamos reposar 8 minutos.


Con cuidado y con ayuda de una paleta retiramos la sal, se habrá formado una capa dura de sal que podremos retirar sin problema.
Veremos que la lubina sale limpia y fácilmente al ahuecarla de la base.

Colocamos en un plato y con un cuchillo de sierra que corte bien la abrimos a la mitad.


Limpiamos de restos de "tripas" que pueda tener con ayuda de un papel de cocina absorbente.
Regamos con un chorrito de un buen aceite de oliva virgen y a disfrutar!




Si os ha gustado esta receta vamos a ver las aportaciones del resto de los participantes a este reto "Pedro Subijana"


Imprime esta receta
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios

  1. Con los pescados a la sal se tiene el riesgo de que quede seco, pero el vuestro se ve en un punto perfecto. Con el buen hacer de grandes maestros como Subijana aprendemos a clavar la cocción y respetar el producto al máximo.
    Un saludo.
    @vinosandfood (Instagram)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que suelo hacer esta receta a menudo en casa, tanto con lubina como con dorada y le tengo cogido el punto de mi horno, eso es muy importante, pero con esta receta y los tiempos de Subijana siempre te saldrá perfecta.
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  2. Hace poco alguien cercano me dijo que disfrutaba más con las recetas de siempre y no con los nitrógenos y demás moderneces. Estas lubinas son perfectas y seguro que se refería a cosas como estas. ¡Un acierto socia!

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuve a punto de pixelar las cabezas en tu honor jajaja...

      Eliminar
  3. Te han quedado divinas, tienes razón que las cosas sencillas y frescas como estas lubinas te lo dan todo. La lubina estaba el otro día en el mcado de Cádiz muy bien de precio, intentaré buscarla y probar esta sencilla receta, a veces la hago a la sal, pero las doradas grandecitas. Un manjar.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hago tanto lubina como dorada, y las grandes salen de lujo desde luego, pero así estas pequeñas de ración con el punto justo quedan divinas y así no hay peleas, cada uno la suya jajaja...
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  4. Me encantan los pescados a la sal y desde luego que con las preparaciones sencillas el éxito está asegurado. La lubina está diciendo: cómeme. Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También suelo hacer langostinos y sardinas a la sal, si no lo has probado hazlo ya verás como quedan!
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  5. Solo puedo decir.... whoooooooo que pasada de lubina. Nieves suscribo tus palabras y las del Chef, la cocina tradicional es lo más y lo que realmente comemos a diario en cada casa.
    Debo reconocer que la lubina a la sal la he tomado en restaurantes y en uno sobre todo fue un deleite la cena, disfruté como una enana.
    Siguiendo tu receta e indicaciones tan precisas voy a prepararla en casa, espero que la menos me salga tan jugosa como se ve la tuya, que por cierto y sin ofender al que hizo la foto de la receta de Pedro, me quedo con la lubina de la cajita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu que eres muy de pescado prueba a hacerla en casa, no mancha, no tienes que estar pendiente y ya has visto, en tan solo 25 minutos tienes lista una comida o cena de lujo. Sigue al pie de la letra los tiempos y la forma de colocar la sal y no habrá ningún fallo te lo aseguro, te saldrán al punto.
      Si, la verdad es que la foto de Subijana es un poco "corchopan" jajaja...

      Eliminar
  6. aynssss que receta más rica y más sana, apetece muchísimo solo de mirarla, ha quedado riquísima, me la llevo!!
    besos preciosas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irma, si no la has hecho nunca te animo a que la hagas, te encantará!
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  7. Yo también conocí a Pedro, pero desconozco por completo dónde quedó la fotografía que lo atestigua! jajaja
    Me encanta el pescado a la sal, pocas maneras hay de que queden tan jugosas...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya puedes buscarla y enseñárnosla jajaja... ¿fue hace mucho?
      La verdad es que los pescados a la sal salen los mas jugosos y conservan todo el sabor y sobre todo los nutrientes.
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  8. Te quedó super jugoso por dentro. Unas lubinas bien ricas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es el punto perfecto la verdad que si!
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  9. Es un plato fantástico, me encanta tu elección, es una cena muy recurrente en mi casa, fantástico bsssss, ahhhhh muy guapa con el Chef,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la mía también aunque casi siempre compro dorada en lugar de lubina pero me gustan las dos.
      Gracias por el piropo, la foto es de hace dos años jejeje...
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  10. ¡Vaya delicia! Debe ser muy, muy,muy gustosa.
    Besos y buena recta final de semana,
    Olga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es, una delicia, feliz fin de semana para ti también.
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  11. A la sal es una de las formas en que más me gusta el pescado, aunque lo difícil quizás es que quede en su punto: jugoso y nada reseco y así es como ha quedado el vuestro a juzgar por las imágenes.
    Enhorabuena!!!

    B7ssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suelo hacer esta receta a menudo y tengo cogido el punto al horno pero si sigues los tiempos que pone Pedro te saldrá bien siempre.
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  12. Nunca hice pescado a la sal, y veo que queda muy bien, aunque creo que es dificil darle el punto adecuado.
    Vuestra lubina se ve deliciosa.besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca? Pues ya puedes empezar porque ya verás como te gusta tanto que no lo harás de otra manera.
      El punto lo cogerás según tu horno cuando hagas unas cuantas, eso es así, pero te aseguro que con esta forma de poner la sal y estos tiempos te saldrá bien si o si, ya me contarás si te animas a hacerla.
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  13. Saeta:
    Ese pescaíto enterradito en su camita se saaal,
    y que cuando lo sacaaas está más bueno que el paaan
    con su asheitito te lleva a dar grashias al maaar

    La lubina agradece el exquisito tratamiento que le has dado y yo las gracias por poner el tiempo que tiene que estar en el horno, que siempre es una duda vital.
    Muchos besicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... me cantas y todo, que mona eres!
      En mi cocina lo primordial es el mimo y el buen trato al producto, es la clave de una buena receta y te aseguro que si clavas los tiempos de esta receta no fallas.
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  14. Quién dice que no a una lubina a la sal? Una receta exquisita! Y fácil de hacer!! Ptnts

    ResponderEliminar
  15. Mira ella qué orgullosa posa al lado del gran chef!!! Qué suerte haber podido disfrutar de Akelarre!!!
    Me encanta el pescado y la sal es una forma de prepararlo con la que queda exquisito. Muy buena elección.

    Un besito,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que fue todo un honor y un placer (y esfuerzo económico) haber podido disfrutar de Akelarre, hay que hacerlo al menos una vez en la vida y no podía faltar la foto para el recuerdo jejeje...
      Es pescado a la sal es fantástico, la mejor manera de mantener sabores y jugosidad.
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  16. Uauu!!! que receton, alguna vez vi esta preparación y aún no la pruebo con lo sencilla que es, pero tiene su secreto con el tiempo según veo y el horno, te ha quedado estupenda esta lubina, el sabor puro del pescado sin más nada que sal, cocina de un ingrediente y su protagonista, me encanta!!
    besos

    ResponderEliminar
  17. Me encanta el reto de este mes porque hemos preparado muchos platos sencillos de los que están de rechupete como tu lubina que tiene una pinta jugosa y atractiva.
    Se supone que es fácil de hacer pero necesita precisión con tiempo y temperatura. Yo la he hecho solo un par de veces y siempre sufriendo por si quedaba cruda, (me quedó bien) pero viendo tu resultado me quedo la receta para la próxima. Por cierto que gozada disfrutar de Akelarre y Pedro Subijana, algún día a ver si lo consigo. ;-))

    Besossss

    ResponderEliminar
  18. Un plato magnífico, me encantan los pescados a la sal y este se ve que salió en su punto, una pena no haberlo podido compartir con vosotras.
    Deseando ver la próxima receta.
    Un besote y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  19. Que pintaza esta lubina... a mi me encanta la dorada a la sal, pero con lubina no he probado nunca. Queda la carne tan jugosa y tan suave! y Felicidades por acertar la apuesta... es dificil..porque en cuanto os digo el país, se sabe el chef, y si no lo digo, se hace más difícil. Pero me gusta que os divirtais. Besos.

    ResponderEliminar
  20. Me encanta la dorada a la sal. La lubina no la he probado nunca de esta manera pero seguro que también está deliciosa. Es elegante y deliciosa. ¡Os ha quedado genial!

    ResponderEliminar
  21. Me quedo esta receta porque aunque he hecho doradas y lubinas a la sal en alguna ocasión, no me he quedado nunca impresionada... siempre me parece que le falta tiempo de horneado. Probaré con estos tiempos.
    Te han quedado con un aspecto genial.

    ResponderEliminar
  22. Es una de las formas más deliciosas de comer las lubinas, es un acierto haber elegido esta receta. Y sí, aunque ahora está en otro "rollo" Subijana es un cocinero de lo cotidiano, de platos sencillos y asequibles para las casas.

    ResponderEliminar
  23. Enhorabuena por ese placer de conocer a uno de los grandes chefs de este país. El plato que has hecho tiene que estar delicioso!
    Besitos desde www.recetariosano.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!

Otros están viendo...