13 noviembre 2015

Ancas de rana "de la bañeza"


Muchas veces hemos hablado de la diversidad de nuestra gastronomía, de su riqueza, de su variedad y sobre todo de su frescura y la fortuna que tenemos de poder tener de todo de primera mano de nuestra tierra. 
Siempre que se habla del buen comer se piensa en un buen pescado, un marisco fresco o un chuletón rojo de Ávila, sin desmerecer las legumbres y verduras o frutas pero parece que nos olvidamos de cosas también deliciosas y que al no verlas en las cartas habituales de los restaurantes o en las vitrinas de nuestro super habitual no sabemos ni que existen, este es el caso de las "Ancas de rana de La Bañeza"


En este pueblo del sur de León, de mas de 11.000 habitantes, si las conocen bien, de hecho son uno de sus atractivos y como dicen en "turismolabañeza.com":
"Las "Ancas de Rana" se han convertido en el plato rey, en el manjar por excelencia, en el eje principal que mueve todo el engranaje culinario bañezano, colocándose en lo más alto del escalafón gastronómico por su rareza y exquisitez. Su éxito es debido a que este plato conserva todo su primitivismo, tanto en los ingredientes empleados para la elaboración de su tradicional salsa roja, a base de aceite de oliva, sal, unto, pimentón y algún que otro condimento secreto que distingue a cada restaurante, como en los recipientes en que se elabora y sirve, la típica cazuela de barro."

Y la alegría que me llevé al ver esta receta tal cual la preparan allí no pude resistirme a prepararla en casa ya que he tenido la suerte de comerlas en mas de una ocasión y me chiflan.


Aquí va la receta tal cual nos indica el "recorte":

Ingredientes:
- Ancas de rana (250 gr.)
- 1 cebolla mediana
- 1 tomate mediano
- Pimentón dulce + picante
(1/2 cucharadita de cada)
- 1 ajo
- Perejil
- Aceite de oliva y sal
- Pimiento verde (opcional)






Preparación:

Ponemos a pochar la cebolla picada en una cazuela, añadimos el tomate muy troceado y cuando esté blandito lo espachurramos con una espumadera, salamos.


Hacemos una majada de ajo con perejil y sal y lo incorporamos a la fritada.


Retiramos un momento del fuego y añadimos el pimentón, mezclamos completamente.


Añadimos las ancas y rehogamos para que coja los sabores medio minuto.


Añadimos agua hasta cubrir, incorporamos unos trocitos de pimiento verde (opcional), corregimos de sal, añadimos una cucharadita de harina para espesar un poquito y dejamos cocer a fuego lento 10 minutos.


Y no os olvidéis de comprar un pan bien rico... esta salsita es de "toma pan y moja"




*Nota: No es un plato de pescado, no sabe a pescado ni la textura parece pescado, es "carne, carne".
Probadlo os sorprenderá.


7 comentarios:

  1. Siempre he oido que el sabor de las ancas de rana es parecido al pollo. también lo he oido del lagarto (en muchos sitios se come y tengo dos familiares que lo han probado). Hay muchos platos tradicionales que rescatar.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no te mojas en decir que lo quieres probar eh? jejeje...se que te gustarían ;-)
      Besos
      Nieves

      Eliminar
    2. Emoticono de mono tapándose la boca, jeje.

      De verdad, seguro que me gustarían ;)

      Elena

      Eliminar
  2. Hace bastantes años que las probé en el delta del Ebro y me gustaron y durante un tiempo las consumía.Y un buen día las deje.Tendré que volver a ponerlas en mi cocina.
    Buen finde
    Bss

    ResponderEliminar
  3. No se por allí Miquel, pero aquí en Madrid es difícil encontrarlas, pero cuando las veo las pillo.
    Espero verlas pronto en tu blog jejeje..
    Un abrazo
    Nieves

    ResponderEliminar
  4. Hola... Les invitamos a descubrirnos en www.ancasderana.com. Disponemos de ancas de rana de diferentes calidades y en diferentes formatos. Ancas de rana en singular.
    Un abrazo
    Grenoucerie

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!