13 septiembre 2013

Tarta Rayo McQueen


¿Quien no conoce a Rayo McQueen
Desde que se estrenó la película Cars en la primavera del 2006 este cochecito tierno, que habla y corre como las balas se ha convertido en protagonista de los juegos de nuestros hijos, de la decoración de sus dormitorios, de la temática de mochilas y carpetas incluso está presente en los botes de gel de baño... 
Pues bien, tengo dos sobrinitos de 3 añitos que se pirran por él, y que sin casi saber hablar se saben la pelicula de memoria y que, exagerando un poco, dijeron primero su nombre antes que "papá o mamá" jajajaaaa....

Aquí va la tarta que les preparé que además de la sorpresa de sus caras al verla tenía otra en su interior... el fuego de la velocidad con un bizcocho "cebra" bicolor en rojo y amarillo.

Ingredientes para 20 personas:

- Molde rectangular de 35x26
- 260 gr. de aceite de girasol
- 325 gr. de harina
- 1 y 1/2 sobre de levadura
- 260 gr. de azúcar
- 2 yogures naturales
- 6 huevos
- Esencia de buttercream
- Colorante en gel rojo y amarillo








Preparación:

Separamos las yemas de las claras y batimos hasta espumar las primeras con el azúcar.


Vertemos en un bol amplio y añadimos el yogurt, el aceite y la esencia de butercream mezclando completamente con las varillas de mano.


Montamos las claras y las añadimos integrando suavemente.


Mezclamos la harina y la levadura y vamos incorporando poco a poco tamizando y removiendo con las varillas de mano de cada vez.


Una vez la mezcla lista la dividimos en dos boles para colorearla, una de rojo y otra de amarillo.


Con media cucharadita de cada color será suficiente, removemos bien hasta que la mezcla esté completamente coloreada.


Engrasamos el molde y vamos poniendo una cucharada de cada color en el centro, una encima de otra así hasta terminar con las mezclas...sin remover, ella sola se irá extendiendo.


Horneamos a 180º unos 45 minutos.


Dejamos enfriar completamente y desmoldamos.


Elegimos una plantilla con el dibujo de Rayo y con el bizcocho completamente frío y compacto recortamos y comenzamos la decoración con el fondat....


El paso a paso de la decoración dependerá de la platilla elegida, recortando ojos, boca, ruedas ... 
Al final pintar con cuidado con agua con azúcar glas para abrillantar y listo.



Aquí podéis ver el efecto de las llamas de fuego del bizcocho bicolor "cebra".




7 comentarios:

  1. Lo que habrán disfrutado los niños con la tarta que les hiciste. Seguro que a Julián le hubiese molado, je, je ¿Tendrá gluten el fondant?

    bss

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no se si esta lo llevaba pero te digo que existe "sin gluten" y estas son las marcas: Satin Ice y Regalice.
      No se va a quedar Julian sin su tarta fondant ;-)
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  2. Que bonita os ha quedado¡¡¡¡¡ ademas se ve muy jugosa en el corte, los niños disfrutarían un montón
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te imaginas Luisa, tuvieron que cortarla los niños porque sino se ponían a llorar y ahora cuando les preguntas sobre todo a Diego ¿que es lo que mas le gustó de su fiesta de tercer cumpleaños? dice: La tarta de Cars de la tia Nieves ... ¡¡se me cae la baba!! ;-)
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  3. MENUDA ARTISTA TE QUEDO PRECIOSA, MENUDA CARA QUE PONDRÍAN LOS NIÑOS Y LOS MAYORES AL VERLA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo divertido de esta tarta es que la hice acompañada y que ellos también participaron en la elaboración, lo pasamos genial, fue un trabajo en equipo.
      Besos
      Nieves

      Eliminar
  4. Seguro que las caritas de esos preciosos sobrinos serian felices, cuando vieran esta preciosa tarta, con su personaje favorito te ha quedado divina, tanto por dentro, como por fuera. Mil besicos cariño

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!