16 septiembre 2011

Helado de arroz con leche y "muerte" de Gélida


Esta receta de helado de arroz con leche fue la última que hice con mi heladera del LIDL.

Tenia la mosca detrás de la oreja, las dos últimas veces que utilicé mi "archiconocida" heladera del Lidl "Gélida", comenzó a hacer cosas raras, ruidos extraños, saltos y a girar con dificultad. 
¿Tendría un Poltergeist?

Tenía dos teorías:
Yo le echaba la culpa a que a lo mejor la combinación de ingredientes no fuera lo suficientemente grasa o no fuera la adecuada para que el motor girara con soltura... mi marido le echaba la culpa a su sospechoso precio, tan sólo 19,99€, sus palabras fueron: 
-Pero por ese precio ¿que te van a dar? pues un juguete de plástico que en cuanto lo usas tres veces se rompe.
Y creo que tenía razón.


Tras seguir en esta ocasión los ingredientes a rajatabla y comprobar que estaba todo perfecto la heladera no aguantó ni 10 minutos... comenzó a saltar mas que nunca y el ruido era ensordecedor, hasta que de repente ... silencio total... había llegado a su fin... y me había dejado el helado a medias...

Esto fué lo que pasó y cómo lo solucioné.

Ingredientes:

-2 vasos grandes de leche
-1 vaso pequeño de arroz
-la misma cantidad de azúcar
-1 brik de nata líquida
-1 yogurt natural
-1 ramita de canela
-2 ralladuras de cáscara de limón







Preparación:
Primero prepararemos un arroz con leche exprés:

Ponemos en la olla exprés la leche, el arroz, el azúcar, la canela y las ralladuras de limón.
Cocemos a fuego vivo hasta que silbe, y a fuego suave 15 minutos.


Una vez listo ponemos en un bol amplio y añadimos la nata, el yogurt y un poquito de canela en polvo, al gusto, removemos bien, dejamos enfriar a temperatura ambiente y metemos a la nevera las 4 horas de reposo necesarias que nos indica en fabricante de la heladera.


Pasado este tiempo ponemos la heladera en marcha y... comienza el principio del fin...


Tan sólo después de 10 minutos de "sufrimiento sonoro" se hizo el silencio... y dejó de funcionar... 


¿Que hago ahora con mi helado?
Pues no pienso dejarlo estropear... había visto como alguno de vosotros hacéis helado sin máquina y recordaba que había que meterlo al congelador y moverlo y removerlo cada 20 ó 30 minutos en un periodo de tiempo de al menos 3 horas.
Y eso hice...


Conseguí salvar mi helado y servirlo así de rico para disfrutar del intenso sabor del arroz con leche bien fresquito.
Os lo recomiendo.



Y os preguntareis... ¿Y que pasó con la máquina?
Pues tan sencillo como que llamé al teléfono de atención al cliente del fabricante y me dijeron, sin pedirme explicaciones, que sin problema me enviarían una nueva máquina en el plazo de 4 semanas... perfecto!

Así que no creáis que se acaban aquí mis creaciones... sólo me tomaré un descanso con los helados, mientras trabajará la de Elena, para seguir ofreciéndoos nuestros helados de los viernes.

2 semanas despues....

Ya tengo mi heladera nueva y muchas ideas para preparar helados, pero todavía no la he estrenado... y como la de Elena también sonaba ya algo rara también pidió una nueva, y boilá, ahora las dos las tenemos nuevas listas para trabajar.

27 comentarios:

  1. ¿Me quieres matar? ¿Helado de arroz con leche cuando estoy a dieta estricta?. Esta noche sueño con este helado y seguro que me engorda, pero ¡Qué rico! Bss (Elena)

    ResponderEliminar
  2. Este heladi es pa morirse Nieves y que bueno que te reemplazaron la nevera, yo me quiero comprar una pero ahora no he encontrado, quizas mas cerca del verano, así que este lo haré en el sistema antiguo, besos, se ve riquísimo, gloria

    ResponderEliminar
  3. Un helado delicioso sin duda. Que buena pinta. Besotessssss

    ResponderEliminar
  4. Que suerte!!! otra vez a estrenar maquinita y ha prepararnos ricos helados,como el de hoy que tiene una pinta barbara.......
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Y a ver cuánto dura de esta vez... si cada vez que estropee os dan otra, ganga!
    A seguir con los helados.
    Me ha encantado el de arroz con leche. Delicioso

    ResponderEliminar
  6. Nieves no te quejes que el helado te ha salido estupendo, has vuelto a comprar la heladera en lidl si es asi dime o no dimelo, porque tengo muchas ganas de comprarme una, besos

    ResponderEliminar
  7. @sofiaauroraNo, no la he vuelto a comprar, me han enviado una nueva por la garantía de la anterior, ya no la tienen en tiendas.

    ResponderEliminar
  8. Uf, si el arroz con leche ya me encanta, pues ni te cuento en helado, y máximo si tiene la pintaza que tiene este.


    BICOS

    ResponderEliminar
  9. A mi mucho no me gusta el arrox conleche, quizá en helado queda más suavecito y su sabor me gusta más!!!!Bss y buen finde !!!

    ResponderEliminar
  10. Que rico tiene que estar, y la historia de la heladora genial y muy instructiva.
    Besos y gracias

    ResponderEliminar
  11. M encanta este sabor, nunca hacemos helados, la verdad...pero cuando voy a la heladeria Raya en Sevilla me pido este...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Que ricas¡¡ dos por una si dos recetas por una como en el lidl ja ja
    Me alegro que os las cambiaran
    Lo mejor tu capacidad de reacción¡¡ ante la heladera me encanta''
    bss
    Patricia

    ResponderEliminar
  13. Eso es un buen servicio de atención al cliente. Genial porque así nos seguirás deleitando con helados tan buenos como éste.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. pues todo una detalle,la verdad

    ResponderEliminar
  15. Que penita que se te estropeara la heladera, pero al menos pudiste salvar el helado y a juzgar por la pinta te quedo estupendo. Lo bueno que tienen los productos del lidl es que tienen una atención al cliente muy satisfactoria y te cambian o devuelven el dinero del producto sin ningún problema. Besos

    ResponderEliminar
  16. hola wapas! yo me quedé sin la heladera...se me psaó el tiempo, esperaré la próxima, mientras me copio todas las recetas.
    bexinos

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué rico helado! menos mal que pudiste salvarlo y menos mal que te dieron una nueva (a las dos) espero que os dure.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Descanse en paz la antigua Gélida y larga vida a la nueva, qué menuda colección de heladitos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Muy buena solución, te ha quedado un helado estupendo,¡ah! y siento el digusto.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  20. Vaya... Yo me quería comprar una, pero siempre que sale se agota antes de poder comprarla jejejeje!! aunque ahora ya no séééééé.
    Me alegro que os las cambiaran.

    Lo que me encanto es tu capacidad de reacción. Te quedo un estupendo helado...
    Un besazo0o guapa

    ResponderEliminar
  21. Es curioso puedo comer el arroz en todas sus formas menos con leche. Siento la muerte prematura de Gelida y espero que su substituta dure un poco más. Besos.

    ResponderEliminar
  22. Qué rico!!
    Me encanta seguir viendo recetas de helado, porque hace aun muchisimo calor..y apetcen muchísimo..como este, y de arroz con leche..mmm..tiene una pinta estupenda, asiq, me anoto la receta...un besito guapa

    ResponderEliminar
  23. pues al final te quedó un helado delicioso... es uno de mis favoritos.
    Tengo que hacerlo.
    besitos,
    Ani.

    ResponderEliminar
  24. Bueno, pues descanse en paz Gélida... ¡y viva su sustituta, jejeje!.
    Qué helado más bueno; yo como no tengo Gélida, me beneficiaré de la versión "de emergencia". Con lo que me gusta el arroz con leche, hay que probar esto.
    Besotes, guapas.

    ResponderEliminar
  25. Este tengo que probarlo pronto, tiene que estar exquisito. Y lo de la heladora tienes razón, por 20 euros es un aparatito muy modesto, aunque a mí me han mandado uno nuevo los del LIdl, tiene 3 años de garantía.

    ResponderEliminar
  26. Muy simpática entrada y muy sabia..jjee.. La receta estupenda y super rica seguro, no hay mal que por bien no venga..

    Besos

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!