16 marzo 2014

Beerfest Madrid "maridaje de quesos artesanos y cervezas de calidad"




El centro comercial Sexta Avenida de Madrid se ha vestido esta semana de fiesta, hemos viajado a Bélgica, Alemania, EEUU ... a través de las cervezas.
Con un cartel de actividades excepcional daba el pistoletazo de salido el día 4 unas de las mejores jornadas dedicadas a la cerveza que se recuerdan en Madrid "Beerfest Madrid".
Aquí podéis ver el calendario de actividades y destacada la que os quiero presentar hoy:
"Maridaje de quesos artesanos y cervezas de calidad"





El local "Kitchen COMMUNITY" fue el elegido para celebrarlo, con una larga mesa disponible para 20 personas que seríamos las agraciadas de disfrutar de este evento que se nos avecinaba y que creo que ninguno esperábamos que nos iba a gustar tanto.


En la puerta ya nos recibían cervezas del mundo, un adelanto de lo que dentro degustaríamos.


Los cereales, el trigo, la cebada, el lúpulo... presidían y eran protagonistas en la sombra siendo nombrados constantemente en cada explicación...



José Luis Ramírez maestro cervecero en Fassbiere formado en Lovaina (Bélgica), miembro de la Asociación de Maestros cerveceros de Bélgica, profesor universitario y fundador de las cervecerías “Oldenburg”, fue el experto ponente que nos hizo disfrutar explicando cada una de las cerveza y los quesos que allí íbamos a disfrutar de forma amena, divertida y sobre todo muy interesante.


Comenzamos con la Blanche de Namur, una cerveza de trigo con espuma blanca y fina, color amarillo claro y ligeramente turbia. Su aroma tiene notas espaciadas y cítricas. Una cerveza ligera y muy refrescante perfecta para quitar la sed, con una graduación alcoholica baja, de menos de 5% que la engloba dentro de las llamadas "Pilsen" 
La acompañamos con el queso francés tipo gruyer Comté, proveniente de la región del Franco-Condado, su color va del amarillo crema al oscuro. Presenta algunos ojos y se caracteriza por su gran riqueza aromática, pueden aparecer aromas florales y sabores a fruta en verano y a nuez en invierno.
Ambos no se tapan en boca, se diferencia perfectamente la cerveza y en el retrogusto toma protagonismo el queso.


La segunda, Gauloise Blonde, cerveza tipo ale rubia, con abundante espuma cremosa, color amarillo mate, translucida, casi opaca. El aroma es poco intenso y destacan algo la malta, algo de miel y algo de flores. En el sabor se hacen muy presentes recuerdos de frutas de verano con lo agrio de la levadura y el dulzor de la malta, 6,3% de alcohol. Con un retrogusto casi amargo que combina estupendamente con el queso Castellano elegido, un queso de oveja curado de Valladolid.


La tercera y que mas me gustó fue la Te Deum Triple, una cerveza de Abadía rubia dorada de espuma cremosa y abundante, con un sabor a malta afrutada y dulce. El final tiene un cierto amargor por el lúpulo y su graduación alcohólica de 7,3% ya hacía mella en nuestras sonrisas.
José Luis tuvo un tino excelente en la combinación de todos los quesos pero el que acompañó a esta se llevó la palma. Tommé, un queso de cabra francés, de montaña, concretamente de los Alpes franceses, tiene un olor fuerte a moho en cambio su sabor es suave, tierno y delicado.


Cuarta cerveza y ya entrando en palabras mayores, sin desmerecer para nada las demás, le tocó el turno a la Tripel Karmeliet, una cerveza cuya receta data del siglo XVII abalada por muchos premios.
Está elaborada con tres tipos de cereales, la avena, el trigo y la cebada con una fortaleza de 8,4 % ofrece un color amarillo oro con muy buena transparencia y muy brillante.
Su espuma esponjosa y muy abundante combina con una burbuja muy fina.
El aroma es a fruta, cereales, levaduras, tostados, pan, caramelo y regaliz. El bouquet del lúpulo es afrutado.
Tiene un sabor fresco, afrutado y dulce. De cuerpo medio, se nota consistente y aunque el alcohol no molesta se aprecia en la boca.
El queso elegido para acompañar también tiene galardones "Mejor Queso de España 2011", el Suerte Ampanera de cabra de Colmenar Viejo, un queso ecológico, con textura muy cremosa y sabor suave e intenso.


Después de un descanso de 10 minutos donde bombardeamos a José Luis a preguntas que nos surgían y ya en un tono mas desenfadado por culpa de las cuatro anteriores, minutos que necesitábamos ya que el ritmo era vertiginoso y nuestros ojos comenzaban a hacer chirivitas, nos presentó la creme de la creme de las cervezas, dos últimas tan originales y diferentes que ninguno de los que estábamos allí, grandes aficionados al mundo de la cerveza habíamos probado nunca.


Comenzamos por una Gran Reserva, Chimay Azul:
Quedan en Europa siete monasterios trapenses que elaboran cerveza protegida por su denominación de origen “Authentic Trappist Product”, entre las que destaca CHIMAY. Sus monjes cistercienses elaboran la cerveza en el seno del monasterio de Scourmont, utilizando ingredientes de altísima calidad, y destinan los beneficios a obras de caridad. Se distingue por su carácter fuerte. Aromas de levadura fresca , malta tostada con un cierto toque floral a rosas con un matiz acaramelado.
La anécdota contada de ésta cerveza es que en una cata a ciegas la confundieron con un cava.
El queso agraciado para maridar fue el Appenzeller un queso suizo de vaca de gusto fuerte pero refinado cuyo original sabor se debe al tratamiento con un adobo de salmuera de diferentes hierbas que se ha convertido en uno de los secretos más valorados por los amantes del queso.


Como fin de fiesta y como cerveza de postre terminamos con la Kasteel Donker, cerveza negra muy potente con una espuma cremosa. Su aroma a malta tostada nos recuerda el pan recién hecho y frutas en almíbar, sugiriendo que se trata de algo para comer, más que para beber. Los azucares transformados en alcohol, dan como resultado un sabor dulce que nos recuerda al vino de Oporto y que con el queso de cabra asturiano Le Peral, un queso azul de postre culminó la noche con un 10.


Las jornadas culminaron con una fiesta de la cerveza el sábado pasado donde con música en directo y perritos calientes despedimos, esperemos que hasta el año que viene, éste evento estupendo.


4 comentarios:

  1. No me pude apuntar a el maridaje de cervezas y queso de la Beerfest, porque tenía compromisos familiares, pero gracias a este estupendo reportaje ya se lo que me perdí.

    Lo que si hice fue acercarme al día siguiente a la fiesta de la cerveza, y probar algunas de las que se ofrecían. Al llegar a casa mandé una foto de las cervezas que habíamos probado a un chat familiar, y enseguida un primo mio, dueño de un local en el que hay cervezas muy selectas, me dijo. Si te han gustado esas cervezas prueba la Chimay Azul. Chat va y chat viene, estamos organizando todos los primos un viaje a Denia sólo para probar esa cerveza. No porque pensásemos que en Madrid no la íbamos a encontrar, je, je, sino porque la cervecería-restaurante-bar de mi primo está allí, y si en ese chat se habla te toca demostrarlo, ja,ja.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  2. Es la quinta que degustamos, palabras mayores para los amantes de la cerveza...espectacular!!
    Éste maridaje cumplió con creces nuestras expectativas, un 10!!
    Nieves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso lo he comentado, porque he visto que la habías probado ;)

      Bss

      Elena

      Eliminar
  3. Que bueno todo... y cuanto se aprende en estos eventos ¡Genial!

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!