17 mayo 2011

Palmeritas de azúcar y chocolate


Aunque parezca mentira, viendo las recetas que hacemos, ni Elena ni yo nos consideramos "golosas", creo que por eso no nos es difícil preparar exquisita repostería manteniendo la línea, jeje, o eso intentamos... 
Elena y yo tenemos muchas cosas en común y nos parecemos mucho pese a nuestra diferencia de edad y una de las cosas que mas me sorprendió es que nuestro "dulce" preferido cuando éramos pequeñas, y ahora también, es la palmera de chocolate.

Cuando salía del colegio y mi madre me decía -vamos a la pastelería y elige lo que quieras- siempre elegía lo mismo, mira que había cosas ricas en el mostrador: torteles, donuts, cañas de crema, pepitos, suizos y trenzas de azúcar... podría enumerar muchos mas, pero yo lo tenía claro, una esponjosa por dentro y crujiente por fuera recubierta de chocolate ... enorme palmera... que buenooo.....
Pues bién, todo comenzó cuando José Mª dijo: -pues este fin de semana Paloma nos ha hecho palmeras, las hace en un momento- mi mente comenzó a "maquinar" y busqué y busqué en internet cómo hacerlas.
¿Cómo se consigue la forma de corazón? ¿Cómo conseguir el doradito del azúcar? Miles de preguntas se agolpaban en mi mente pero nunca me podría imaginar que se hicieran así de fácil. Comenzamos:

Lo primero que me sorprendió son los ingredientes que necesitamos, solamente una hoja de masa de hojaldre, azúcar y una tableta de cobertura de chocolate (sólo en caso de que las queramos de chocolate)









Repartimos un poquito de azúcar sobre nuestra mesa de trabajo y extendemos con ayuda de un rodillo la masa.
Repartimos encima mas azúcar y doblamos los laterales de la masa hacia el centro, volvemos a poner mas azúcar y aplastamos sin presionar demasiado la masa de nuevo con el rodillo para fijar el azúcar.


Repetimos estos pasos hasta que doblemos la masa como un libro y nos quede un rulo, así:


Cortamos en rodajas de poco mas de un centímetro


Disponemos hacia arriba las rodajas y las presionamos un poquito con ayuda de un cuchillo o algo plano, las disponemos sobre papel de horno, colocándolas lo suficientemente separadas para que cuando horneen y multipliquen su tamaño no se peguen.


Cocemos con el horno precalentado a 200º durante unos 10 minutos, pasado este tiempo las damos la vuelta con cuidado y cocemos 2 o 3 minutos mas.
Cuando estén listas las ponemos sobre un plato sin que se toquen, para que el caramelo no las una y dejamos enfriar.


Ahora para los amantes del chocolate vamos a proceder a cubrirlas con cobertura que derretiremos junto con un poquito de mantequilla en el microondas.


 Y con ayuda de una pinza mojaremos por una cara cada una, las dispondremos en un plato, tampoco deben tocarse para que no peguen con el chocolate y las meteremos en la nevera al menos un cuarto de hora para que solidifiquen.


Ya tenemos listas nuestras palmeritas, unas de azúcar y otras de chocolate. ¡¡A disfrutarrrr!!



4 comentarios:

  1. En un recipiente hermético se conservan días sin perder su textura y sabor, por lo que se pueden preparar con bastante antelación.

    ResponderEliminar
  2. siempre ricas y muy socorridas...bexinos

    ResponderEliminar
  3. Al contrario que Nieves y Elena, yo si me considero una golosa empedernida...... siempre me ha encantado, así que cuando coincido con Nieves y puedo probar una de sus recetas ummmmm...... Así fue la última vez, nos sorprendió con unas palmeritas variadas (chocolate y azúcar) ... difícil elección..... no puedo decantarme por ninguna, porque las dos estaban estupendas... La presencia muy buenas y el sabor y textura, como las palmeritas de siempre.... Realmente ricas.... Muchas gracias Nieves por hacerme participe de tus nuevas creaciones....

    ResponderEliminar
  4. Gracias Izaskun por tu comentario, pero un pajarito nos ha dicho que tú también haces tus pinitos con la repostería, de hecho creo que tú también sueles hacer palmeritas en casa, eh? que te hemos pillado!!
    Sólo nos falta que te animes y nos envíes alguna de tus recetas y con foto.

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!