01 marzo 2012

Pan de tomate


Estoy empezando a perfeccionar mi panadería casera... una vez que le cogí el truquillo con el "pan de naranja", una gran hogaza dorada y crujiente que gustó muchísimo, ahora tocaban los panes individuales.



Al principio pensé en prepararlos sencillos, redondos y listo, pero el sabor lo tenía claro, soy una apasionada del tomate, seguro que lo he dicho mas veces... podría sobrevivir sólo comiendo tomates y claro, este sabor sería el elegido, además tenía reservado un bote de tomate frito de Conservas Artesanas Pedro Luis y esta era la ocasión perfecta para usarlo, todos los astros se habían alineado para que mis panes fueran un éxito...


A medida que la receta avanzaba me animaba mas, tanto que mi imaginación voló y convertí unos sencillos panecillos en unos verdaderos panes de "salón de bodas"... jeje, eso es al menos lo que dijeron mis comensales cuando los vieron...

Mirad, mirad como los hice:

Ingredientes para 6 panes:
-600 gr. de harina
-12 gr. de levadura de panaderia
-12 gr. de sal
-50 ml. de agua
-6 tomatitos cherry







Preparación:

Mezclamos la harina con la levadura y la sal.


Templamos el tomate frito junto con el agua, lo añadimos a la harina y mezclamos bien, primero  con un cucharón de madera y finalmente con las manos.
Boleamos y dejamos reposar tapado con un paño húmedo al menos 2 horas, hasta que duplique su volumen, en un lugar cálido o a temperatura ambiente.


Una vez fermentado volvemos a amasar y a quitarle el aire con golpes sobre la masa.


Amasamos en forma de "barra" y cortamos 6 trozos iguales.
De cada trozo hacemos un "colín" y enrollamos metiendo por debajo del pan el extremo final.


Disponemos sobre la bandeja de horno con papel vegetal y hacemos unos cortes por todo alrededor.


Precalentamos el horno a 200º.
Mientras decoramos con los cherrys cortandolos en dos mitades. Una de ellas en tiras muy finas que entremeteremos por los cortes de la masa y la otra la cortaremos en dos coronando los panes.
Durante este proceso la masa seguirá fermentando e hinchándose de nuevo.


Horneamos con calor sólo por abajo 45 minutos. y con calor arriba y abajo 15 minutos mas.
Dejamos enfriar en una rejilla.


Tomaron un color anaranjado intenso, justo como veis en las fotos, son la viva imagen de la realidad... riquiiisimos!!






Esponjositos, esponjositos...


Coged un trozo, riquísimo hasta para comerlo solo... 



13 comentarios:

  1. Divinos! El pan de tomate es una de las recetas que tengo pendiente de hacer... Por ahora te invito a ver mi pan integral con banana y cardamomo. Besos,

    ResponderEliminar
  2. ¡Me encantan! Yo desayuno pan con tomate casi todas las mañanas, con estos panes ya lo tengo hecho. Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  3. Hala, que bonitos te han quedado ,a mi también me gusta mucho el tomate pero, aún no he hecho pan de tomate, tiene que ser la bomba de rico, me encanta el resultado
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Pero si parecen rosas!!! qué cosa tan bonita...

    ResponderEliminar
  5. lleva algo de curro pero te ha quedado tan bien que merece la pena :)

    ResponderEliminar
  6. seguro q fueron un acierto

    ResponderEliminar
  7. Que pinta mas buena, no???? Me los llevo que deben estar de muertecita lenta!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Seguro que antes o después lo hago ;)
    Saludos desde EL DUENDECILLO DE MI COCINA http://trini-recetas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Me encantan poner tomate a las masas de pan y la tuya se ve deliciosa y con una miga riquísima.

    un besazo

    ResponderEliminar
  10. vaya cosa bonita de panes,y ademas deben estar riquisimos!
    saludos.

    ResponderEliminar
  11. Holaaa, me han encantado estas espirales, se ven de auténtico lujazo, y tienen que estar más que ricas, rrrricas!
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  12. woooooow super pan!!! que cosa más ricas, me ha alucinado.

    Un abrazo fuerrrrrrrrrte

    ResponderEliminar
  13. Que panecillos tan ricos has preparado, me quedo con las ganas de meterles mano, besos

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!