24 junio 2012

Cataplana by Miguel


Segunda entrega de las jornadas gastronómicas que hemos comenzado a celebrar Elena y yo junto con Angelines, fiel seguidora de Lacajita y compañera de trabajo y nuestras parejas.

La primera fue la Fabada by Fer, una comida irrepetible en la que no faltó de nada y que podéis ver todos los detalles en el link...


Ahora me tocaba a mí, es decir a mi pareja, porque parece que los "contrarios" se están animando a cocinar y Miguel eligió este plato que probamos por primera vez en Lisboa, en una escapada de fin de semana de enamorados y que nos gustó tanto, no sabemos si por la ciudad, los ingredientes, la taberna en la que lo comimos, una tasca pequeñita con las paredes y el techo llenos de detalles, y las mesas separadas unas de otras tan solo por 10 cm. que te saltaban las cáscaras del marisco de la mesa de al lado o la culpa la tuvo el amor... que nos onnubiló e hizo que este plato nos supiera a gloria.

Miguel se puso manos a la obra:

Ingredientes para 8 personas:


- 1 bogabante o centollo
- 16 gambones frescos
- medio kilo de anillas de calamar
- una rodaja hermosa de cazón
- 1 kilo de mejillones
- 1 l. de caldo de pescado y marisco
- 5 patatas medianas
- 5 tomates maduros
- 2 cebollas medianas
- 250 ml. de vino blanco
- azafran
- estragón y tomillo
- sal y pimienta
- aceite de oliva virgen extra Muloliva
Preparación:

En una olla exprés de al menos 8 l. ponemos un chorretón generoso de nuestro aceite de oliva virgen extra Muloliva, de sabor suave ideal para este tipo de platos de pescado y marisco.
Rehogamos hasta dorar las cebollas muy picadas y los tomates cortados en daditos pequeños.
Salpimentamos.


Añadimos las patatas partidas en trozos desiguales, el azafrán, las hierbas y el vino, removemos y esperamos a que rompa a hervir para evaporar el alcohol.


Mientras troceamos el bogabante (si hemos elegido centollo lo dejaremos entero) y la rodaja de pescado.


Añadimos ahora el litro de caldo, las anillas de calamar, el cazón, el bogabante y los mejillones, removemos y ponemos encima los gambones.
(Si tuviéramos centollo lo colocaríamos encima de todo, sin remover)


Tapamos la olla y desde que silbe cocemos 15 minutos a fuero moderado.


Presentamos en una cazuela de barro... cuidadoooo que se saleeee...!!!


¡¡Que llegan los invitadoooos!!


¡¡Venga, venga, que se enfría!!
¡¡Tres hurras por el cocinero!!
¡Hip, hip, hurraaa!
¡Hip, hip hurraaa!
¡Hip, hip hurraaa!


Con un fresquito viño verde portugués una delicia!!






Aunque en esta ocasión maridamos con un tinto, concretamente un Siglo reserva 2006 D.O. Rioja, que Fer eligió muy acertadamente.
Chinchin


¿Y el postre?
Pues aquí lo tenemos, viajó de Pozuelo a Leganés en las rodillas de Elena y llegó en perfectas condiciones.



8 comentarios:

  1. Rico, rico, rico. El plato estaba de lujo y Miguel demostró sobradamente sus dotes culinarias, pero en la próxima no creo que Pepe se ponga el delantal :( así que tendré que ser yo.
    Bss

    Elena

    P.D. Miguel,traete una receta rica de Derby ;)

    ResponderEliminar
  2. Oh! que arte el de tu contrario en la cocina, menudo plato bueno ha preparado, tiene una pinta deliciosa, y la csa debía de oler a gloria ¿no?
    Felicitaciones al chef ocasional.
    Besinos para todos.

    ResponderEliminar
  3. Espectacular ese plato!! Que imagen, es una maravilla!!

    ResponderEliminar
  4. Miguel nos demostró que también es un estupendo cocinero y anfitrión la cataplana yo nunca la había comido pero que encanto no nos falto de nada. entrantes, vino, por supuesto la tarta y como de costumbre terminamos con nuestros mojito un día estupendo besitos Miguel que ya estas un poco lejos

    ResponderEliminar
  5. Ese cocinero mola!!!que rico plato, no lo conocía y creo que, aparte del amor (que haría lo suyo) esta receta tiene que ser deliciosa.

    Un abrazo a todos

    ResponderEliminar
  6. Un plato de 10¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ delicioso besos

    ResponderEliminar
  7. Un plato estupendo, mis felicitaciones al cocinero, besos

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!