03 octubre 2012

Sangría blanca


No me gustan las etiquetas, me molesta que en Europa piensen que somos un pais de pandereta y castañuelas, y que nos pasamos el día de fiesta en fiesta. Es cierto que sabemos divertirnos, pero también tenemos una capacidad de trabajo impresionante. ¿Creeis realmente que en Alemania la gente se queda voluntariamente a terminar un trabajo cuando el reloj marca la hora de salida? Pues aquí somos muchos los que lo hacemos.
Paella, tortilla de patatas y sangría, esas son las recetas por las que se nos conoce en todo el mundo. Todos nosotros sabemos que la cocina española es mucho más que eso, aunque es cierto que rara es la persona que no le gustan. Yo la sangría suelo prepararla cuando tengo alguna reunión o fiesta familiar con muchos invitados, pero como os he dicho antes, no me gustan las etiquetas, desde que vi en un revista la sangría blanca empecé a prepararla. Porque los españoles podemos cambiar sin necesidad de perder nuestra esencia, y que nos guste echarnos un baile no significa que no seamos capaces de levantarnos al día siguiente a las seis o a las siete para emprender nuestra jornada laboral.


Perdonand la perorata, pero estoy un poco harta de escuchar que no salimos de la crisis porque los mercados europeos no tienen confianza en nosotros.

Os dejo con la sangría. ¡Salud!

Ingredientes:

1 plátano pelado y cortado en trozos
1 manzana pelada y cortada en cuartos
1 naranja pelada y sin parte blanca
2 melocotones pelados y sin hueso cortados en cuartos
200 gr. de azúcar
1/2 limón (zumo)
750 gr. de vino blanco
350 gr. de cava (1 benjamín)
200 gr. de cubitos de hielo


Elaboración:

Ponemos en la THMX el plátano, la manzan, la naranja y los melocotones. Troceamos 3' vel. 4. Añadimos el azúcar y el zumo de limón y programamos 5', giro a la izquierda velocidad cuchara



Incorporamos el vino, el cava y los cubitos de hielo. Yo he utilizado un vino de Rueda de uva sauvignon, "Cuatro Rayas", un vino que está ríquisimo y que tiene un precio muy bueno (menos de 4 €). Removemos 10', giro a la izquierda velocidad 1


Vertemos en una jarra y servimos


Por supuesto no es necesaria la THMX para preparar la sangría, podemos cortar la fruta y mezclar en un reciepiente grande todos los ingredientes.


A la salud de todos nosotros. Saldremos de esta por más losas que nos pongan.

Bon Appétit

9 comentarios:

  1. que rica la sangria, rosa, blanca, negra, azul...jajja siempre esta buena!! besos

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que lo somos, un país de fiesta, alegría, buen humor, don de gentes y "el mejor" y no me importan esas etiquetas. Por supuesto que tenemos una gastronomía envidiable y el resto del mundo lo sabe, por eso se pirran por nuestro jamón, paellas, tortilla y sangría ;-)
    No se que sabor tendrá la sangría con vino blanco y cava, pero para la próxima fiesta que tenga la pienso preparar, gracias por la idea.
    Nieves

    ResponderEliminar
  3. di que sí, al mal tiempo buena cara..ponme un vasito que tiee una pinta estupenda! un besotee

    ResponderEliminar
  4. Dí que si guapa!!! muy bien dicho todo!!!!!
    La sangría tiene una pinta estupendaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, ains, vaya pedin me voy a pillar, jajajajajjajajja
    Gracias por compartir mí niña. besitos

    ResponderEliminar
  5. Muy original verla blanca, seguro que esta tan rica como la clásica, y con la cantidad de frutas que le has puesto seguro, besos

    ResponderEliminar
  6. El domingo tengo en casa barbacoa... así que ya sabes cual va a ser la bebida...hay que probar esta sangria, que pinta!!!

    ResponderEliminar
  7. Pues tienes toda la razón del mundo. sabemos divertirnos pero también sabemos trabajar. En cuanto a la sangría, me encanta esta versión blanca que has hecho. Besicos.

    ResponderEliminar
  8. Estoy contigo, además cada región de españa es tan diferente chiquilla
    Eso sí, donde esté una buena sangría un día de calor que se quite cualquier bebida
    Besistos

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!