08 enero 2013

Cup tigres


Siempre suelo comprar los mejillones frescos, con su cáscara, en la típica bolsa de red de 2 Kg. que te  venden en todas las pescaderías, pero hay algunos meses en los que la desagradable sorpresa que te encuentras cuando se abren es de una pequeña y seca pieza que casi no tiene ni color y que no resulta nada apetecible... por eso las bolsas de carne de mejillón sin cáscara que puedes encontrar en la sección de congelados es una apuesta segura ... y yo tengo siempre en la nevera, además te aseguras que pagas solo carne, no solo cáscara :-)
Estos son los que usé para preparar estos tigres, el domingo día de Reyes como entrante, y que al no tener la cáscara los puse en unas cups para su mas cómodo consumo y decorar un poquito el plato y de aquí el nombre de esta entrada.


Ingredientes para 10 unidades:
- 250 gr. de mejillones (peso sin cáscara)
- 1 cebolla mediana
- 1 ajo
- 1 cayena pequeña
- perejil fresco (yo no tenía y usé seco)
- 55 ml. de vino blanco (yo usé un verdejo)

Para la bechamel:
- 100 ml. de aceite de girasol
- 2 cucharadas colmadas de harina
- leche (la que admita)
- pimienta negra molida
- nuez moscada
- sal

Para empanar:
- Pan rallado
- 1 huevo

Preparación:

Pochamos la cebolla muy picada junto con el ajito a fuego suave, añadimos los mejillones, rehogamos y añadimos el perejil y el vino blanco. Dejamos reducir unos minutos. Apartamos y reservamos.


Hacemos la bechamenl poniendo el aceite y la harina en una sartén amplia, sofreímos un par de minutos a fuego suave hasta que tome un color ligeramente tostado.
Añadimos un chorrito de leche y removemos sin parar (siempre a fuego suave), salpimentamos y espolvoreamos con la nuez moscada y añadimos chorritos de leche poco a poco tantas veces como sea necesario hasta conseguir una textura cremosa y que no se pegue a las sartén y tenga una consistencia espesa.


Picamos los mejillones y los incorporamos a la bechamel.


Vertemos la masa en un recipiente amplio y dejamos enfriar a temperatura ambiente tapado con un papel de film para evitar que se haga costra.


Una vez frío preparamos un bol con el pan rallado y otro con el huevo batido y con las manos engrasadas con un poquito de aceite hacemos bolas que pasaremos por el huevo y el pan y colocaremos en un plato hasta terminar la masa.


Freímos en abundante aceite caliente pero a fuego moderado hasta dorar.
Vamos colocando en un plato con papel absorbente para escurrir el exceso de aceite.


Presentamos ...




Un interior cremoso, cremoso y con todo el sabor de mar ... uuummmm

 



14 comentarios:

  1. Me encanta esta receta, me gustan los mejillones de cualquier manera y así quedan ricos y muy vistosos, feliz año y un besito

    ResponderEliminar
  2. Madre del amor hermoso chicas, qué preciosidad de receta. Mira que me gustan los mejillones trigre pero así preparados, en versión croqueta, me resultan más atractivos todavía.

    No compro los mejillones congelados sin concha pero, después de ver esto y leer vuestra entrada, creo que van a caer en la cesta de la compra la próxima vez que visite el supermercado.

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena Carmen, sobre todo cuando no es época pero claro está no se pueden comparar con un buen mejillón fresco al natural al vapor ;-)
      Feliz Año ;-)
      Nieves

      Eliminar
  3. Hola guapas

    En primer lugar desearos des d´en Roc a la cuina, un Feliz Año Nuevo, lleno de deliciosos momentos, como la rica propuesta de hoy.

    Tambien hago como vosotras con los mejillones, el ultimo saco que compré la mitad no los pude aprovechar, no los tiré los devolví a la tienda, por lo que tambien me he decidido de comprarlos congelados para este fín, y siempre tengo en el congelador.

    Yo los preparo parecidos con una pequeña diferente, les añado unas gambitas peladas y las bolas has hago con un "trasto" de estos de los helados.

    >Mil petonets y gracias por compartir la receta, Susanna

    ResponderEliminar
  4. Que curioso y tiene una pinta que te mueres!!!Me gusta,me gusta,me gustaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  5. Es una forma muy original de presentarlos, a mi es que los tigres me encantan!! Besos!!

    ResponderEliminar
  6. me encantan los tigres, que originales estos cupcakes.
    besoss guapasssss

    ResponderEliminar
  7. Pues es una alternativa genial lo de prepararlos en las cápsulas, chiquilla además de que queda distinto
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. feliz año, qué buena idea presentarlos así y qué ricos!!!bsts

    ResponderEliminar
  9. Qué buena idea y qué ricos debían estar. Me encantan los tigres, a mi madre le salían de lujo...se tiraba haciendo la bechamel ni se sabe el tiempo, así le salían. Yo creo que solo me he animado una vez y la verdad es que gustaron mucho. De esta forma tiene que ser una locura.
    Un besote,
    Mar

    ResponderEliminar
  10. Me encantan los mejillones tigre, así que en este formato seguro que mucho más, es una presentación preciosa y original. Yo nunca los he comprado así los mejillones, pero tienes toda la razón, a veces vienen vacíos por dentro, y estos son un valor seguro, además para estas preparaciones son ideales. Me llevo la idea.
    Feliz año nuevo para las dos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, porque donde esté un "enorme" mejillón naranja, fresco al cocinado al vapor con un chorrín de limón que se quiten los congelados...
      Feliz Año ;-)
      Nieves

      Eliminar
  11. Yo suelo comprar también de vez en cuando loso mejillones congelados sin cáscara, pero hay una alternantiva entre el saco y estos que sale bastante bien, son unos que vienen al vacio.

    Los tigres me encantan, y así presentados están de lujo

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  12. Me parece una receta estupenda! y la presentación de 10
    besiños

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!