26 diciembre 2012

Cochinillo asado al estilo Cándido


Desde que me independicé muchos han sido los menús que he tenido que idear para estas fiestas en las que recibo en mi casa a mi familia.
Procuro poner una mesa bonita pero cómoda, sin demasiada filigrana pero elegante, alguna vela o adorno navideño decora mi salón, un detallito espera a los comensales sobre cada plato, este año fue un simpático gorro de Papá Noel que todos nos pusimos e intentamos aguantar con él toda la velada, y villancicos clásicos pero no chirriantes suenan de fondo a volumen moderado para no ahogar las conversaciones amenas y divertidas que comienzan a surgir según se van vaciando las botellas de vino y sidra.



He preparado pavo, pato, cordero, besugo, roti ... y demás piezas que asadas suavemente duranta horas han hecho las delicias de mis cenas en años anteriores, pues bien, este año tocaba otro animal, también grande y que me empeñé en asarlo entero, el cochinillo.

Desde la vitrina de la carnicería esperaba a que me tocara mi turno observando las docenas de cochinillos que con sus ojillos cerrados estaban expuestos y decidía cual era mas guapo, mas blanquito, mas limpio y mas dulce.
Me decidí por uno de poco mas de 4 kilos que con amabilidad la carnicera me preparó según mis indicaciones para asarlo mas fácilmente y luego poder servir cómodamente en la mesa.


Abierto en libro con 4 cortes a lo ancho, sin llegar a separar las piezas, solo el corte en el hueso que al ser 8 comensales pude repartir con facilidad.



Ingredientes para 8 personas:
- 1 cochinillo de 4 kilos (nunca de mas de 4,5 kilos, se nota en la carne)
- Manteca de cerdo
- Ramas de laurel
- Sal gorda
- Agua







Preparación:

Colocamos en una fuente amplia unos palos de laurel y añadimos un dedo de agua. 


Precalentamos el horno a 180 ºC.
Colocamos el cochinillo boca arriba, protegemos las pezuñas y la cara con papel de aluminio y salamos.


Horneamos durante una hora, transcurrida la cual, le damos la vuelta (la piel hacia arriba); protegemos las orejas y salamos.


Pintamos con la manteca con ayuda de una brocha y pinchamos la piel para que no se nos formen burbujas de aire.


Volvemos a introducir en el horno unos 45 min más, transcurridos los cuales, el cochinillo tendrá un bonito color dorado, homogéneo y la piel estará crujiente. 
Rectificamos el punto de sal del jugo si fuera necesario. 


Receta original del Mesón Cándido de Segovia.


Podemos acompañar con una salsita de castañas o de manzana, o ambas ;-)



9 comentarios:

  1. Yo cené cochinillo hace 2 navidades. Está tan bueno y necesita tan poco! Lo único que me da pena es la cara del cochinillo. Se le veía tan bonito que me daba pena asarlo!

    ResponderEliminar
  2. Que mono, parece que duerme. Que pena, pero que rico estaba, NO'.
    Nosotros hicimos uno las Navidades pasadas, y estaba riquisimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto que participas en el concurso de cazarecetas, una kitchen aid. No encuentro las normas, solo que hay98 recetas y faltan 1402 para el nimino. Como has participado tu? Gracias.

      Eliminar
  3. Como me gustan estos platos! me lo llevo a mi cocina. Luego cuento como me ha salido
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Me comería sin dudarlo ese cuarto trasero que preside este post, peor ¡¡¡Ayyyy! sabes que nunca podré preparar este plato. Seguro que estaba riquísimo, vamos, para rebañar los huesos.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  5. Yo solo he comido cochinillo cuando voy Arevalo de veraneo y tengo que decir que rico,rico.
    Pero el tuyo no se queda atras,eh Nieves!!!:)
    Felices fiestas chicas

    ResponderEliminar
  6. Tiene que estar buenísimo. Hace años que vi una receta suya para hacer el cordero asado de la misma forma. Desde entonces se ha convertido en la única forma en la que cocinamos el cordero. Tengo que probarlo con el cochinillo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. te quedo muy rico, os deseo FELIZ 2013 besos

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!