03 diciembre 2012

Tarta de chocolate con frosting azul de queso


Los que nos seguís, sabéis que en los dos cumpleaños de mi nieta Sofía he preparado al menos otra tarta por si salía mal la que tenía prevista. Para el primer cumpleaños de mi nieto Julián me dispuse a hacer lo mismo, aunque esta vez la tarta de "repuesto" es con la que tuve más contratiempos.

Primero tenía que haber preparado la tarta el día anterior, porque así da tiempo a que el frosting de queso coja consistencia, pero una llamada de mi hijo diciendo que venía a cenar, me hizo cambiar los planes. El siguiente contratiempo fue el tubo de chocolate rojo para la decoración, que cuando lo fui a usar ví con horror que estaba seco, y por último los problemas que dió la tarta para poderla llevar a casa de mi hija, ya que por la altura que tenía no podía cubrirlo con nada, y además era más inestable, por lo que el trayecto de más de 20 km no jugó en favor de la tarta.


De todas formas, aquí os la dejo.
 
Bizcocho grande

4 huevos
1 yogur natural
3 medidas de harina del vaso de yogur
2 medidas de azúcar
1 medida de cacao en polvo
1 medida de aceite
1 sobre de levadura

 Bizcocho pequeño

2 huevos
1/2 yogur natural
1,5 medidas de harina del vaso de yogur
1 medida de azúcar

1/2 medida de aceite
1/2 sobre de levadura

Relleno y cubierta
Mermelada de arándanos
400 ml de nata para montar
200 gr de crema de queso

150 gr. de azúcar glas




 Preparación:

Hay un bizcocho que siempre sale esponjoso, y no falla, ese bizcocho es el llamado 1, 2, 3, ya sabéis el que se mide todo con el recipiente del yogur, y es el que vamos a preparar en esta ocasión. Vamos a preparar dos, uno más grande y otro mas pequeño. El grande de chocolate, el pequeño clásico. Lo normal es hacer primero el claro y luego el oscuro, pero yo, como soy así lo hice al revés.

Mezclamos todos los ingredientes para uno de los bizcochos con un robot de cocina, yo he usado la THMX, y ponemos la mezcla en un molde previamente engrasado.


Después, preparamos la mezcla del bizcocho pequeño de la misma manera.


Metemos en el horno precalentado a 180º los dos moldes. En mi horno el pequeño tardó 25' y el grande 40', pero como siempre hay que pinchar con una brocheta en el centro y cuando salga seca es que el bizcocho está listo

Dejamos enfriar los bizcochos sobre una rejilla.


Para el frosting azul de queso, mezclamos el azúcar glas con crema de queso, esto también lo he hecho en la THMX. Para poner el color, se le añade colorante de glucosa azul. Cuando tengamos la crema reservamos.


Con las varillas montamos la nata, ya sabéis que tiene que estar muy fria, si os acordáis, es bueno meter el recipiente donde vamos a montar la nata en el frigorífico un rato antes.


Mezclamos la nata con la crema de queso con movimientos envolventes y dejamos enfriar en el frigorífico para que coja consistencia.



Montamos la tarta cortando el bizcocho grande por la mitad. Un truco para colocar la parte de arriba en la posición correcta es pinchar cada uno de los discos con un trozo de palillo, así al separarlos para el relleno siempre sabemos cual es la posición correcta.


Rellenamos con mermelada de arándanos y una capa del frosting azúl de queso. Cortamos el copete del bizcocho y ponemos también una capa de mermelada y frosting. Sobre el frosting colocamos el bizcocho pequeño, al que también le habremos cortado el copete.


Cubrimos la tarta montada con el resto de frosting de queso y decoramos con lascas de chocolate.


Yo tenía previsto poner unas letras con un tubo de chocolate rojo, pero cuando fui a usarlo estaba completamente seco, por lo que tuvo que quedarse así.


El problema que me encontré con esta tarta fue que una vez montada no sabía como transportarla, todo tocaba por arriba. Puse dos tiras de cartulina al modo que hacen en las pastelerías, pero era demasiada altura, así que al final acabó rozando, y con el traqueteo del coche acabó un pelín torcida, por lo que he visto, este tipo de tartas sólo las haré si se van a consumir en casa.


Bon Appétit



12 comentarios:

  1. Una tarta muy accidentada pero seguro que muy rica, besos.

    ResponderEliminar
  2. Lo peor es el trayecto, verdad? No te ha quedado para nada mal, yo la veo preciosa así que seguro que el niño la disfrutó.

    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  3. Muchas son las tartas de Lacajita que han viajado, pero esta creo que es de las mas delicadas, de todos modos creo que llegó bastante bien no? Al menos el corte es realmente apetitoso ;-)
    Nieves

    ResponderEliminar
  4. A pesar de los contratiempos te quedo una tarta muy bonita y como siempre digo... de los "errores" se aprende, aunque en tu caso no fueran errores si no falta de experiencia.
    Seguro que estaba deliciosa.
    Muacs

    ResponderEliminar
  5. Cuantas complicaciones y al final quedo muy bonita la tarta...!!! A seguir con ellas...y el corte de escandalo...
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pero que bonita y que rica!! Besos

    ResponderEliminar
  7. Muy rica y muy original el color, besos

    ResponderEliminar
  8. está chulísima, me encanta ese azul, bsts

    ResponderEliminar
  9. Pues al final de tantos problemas la cosa se soluciono, con una preciosa tarta, yo la veo de lo mas bonita, y con ese precioso color azul, me ha encantado, ademas de tener un corte que dice lo rica que tiene que estar. Mil besicos amiga

    ResponderEliminar
  10. Una maravilla de tarta, que preciosa te ha quedado.

    ResponderEliminar
  11. Que toquecito tan genial le da el color azul. Por cierto, que en el blog de Mar, la empanada se llama tortilla rellena en hojaldre.

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!