13 diciembre 2012

Mermelada de tomate


Al igual que la mermelada de pimientos verdes, la mermelada de tomate es una mermelada que va bien con casi todo. Para preparar unas tostas con jamón, un pastel salado, acompañar un buen paté, y porqué no, también sola.

Tanto la de pimientos como la de tomate, la utilizo mucho con la trenza de hojaldre, que es un aperitivo que no falta ya en ninguna reunión familiar. Y también casa estupendamente con los saquitos rellenos de mermelada que prepara Nieves.

Si os animáis a hacer la mermelada, tenéis que tener en cuenta que dependiendo del tipo de tomates que uséis los tiempos de coción pueden variar. Depende de si tienen más o menos jugo. En la explicación de la receta os dejo un truco para comprobar si la mermelada está en su punto justo. 

 


Ingredientes:

750 gr. de tomates
375 gr. de azúcar
1 limón




Preparación:

Lavamos muy bien los tomates, y les quitamos el "culo", para los que nos lean fuera de España, es la parte donde el tomate (o cualquier otro fruto) ha estado unido a la rama. Colocamos los tomates en una fuente, les damos un corte en cruz, y los metemos 1' al microondas. También podemos escalfarlos en agua hirviendo durante un minuto, pero particularmente a mí me parece más práctica la primera opción.



Quitamos la piel a los tomates y los troceamos. Si preferís una mermelada sin semillas, las podéis quitar, pero a mí particularmente me gustan las semillas del tomate (y las  que no son de tomate, je, je)

Ahora tenemos también dos opciones, o cocer la mermelada en la THMX, o hacerlo en una cacerola. Para el primer caso, ponemos los tomates y el limón pelado y sin parte blanca ni pepitas, en el vaso y trituramos 10'' a velocidad progresiva 5-10. Luego añadimos el azúcar y programamos 30' 100º velocidad 2. ¡OJO!, el tiempo como he dicho en la introducción es relativo, ya que lo que queremos es que nuestra mermelada tenga consistencia. Yo para la preparación de esta mermelada la tuve cociendo 45'. Iba programando 5' mas hasta alcanzar el punto que a mi me gusta.



Si vamos a cocer la preparación en una cacerola al fuego, ponemos en la misma los tomates, el limón pelado sin parte blanca y sin pepitas y el azúcar. Cocemos a fuego lento, removiendo de vez en cuando. A los 40' comprobamos que esté en su punto. Trituramos con la batidora.

La mermelada, una vez fria espesa. Para saber si la tenemos en el punto de textura que nos gusta, hay un truco que no falla. Cogemos un platito y ponemos un poquito de agua muy fria en él. Echamos con la punta de un cuchillo un poquito de mermelada y si no se expande es que está lista. La mermelada al contacto con el frio toma la textura final ;)


Mientras hacemos la mermelada de una u otra manera, ponemos a esterilizar los tarros en agua hirviendo. 


Los sacamos, los dejamos escurrir y los rellenamos de mermelada. Cerramos inmediatamente y los ponemos  bocabajo para que se haga el vacio. Normalmente con diez minutos es suficiente, pero si los ponemos encima de un trapo con agua fria tarda menos. Este truco me lo han dicho hace poco, así que lo he hecho así, aunque tengo que deciros que al final los tuve más tiempo, porque estaba haciendo otras  cosas. Si los tarros que tenemos tienen tapa de botón, veremos como ha perdido el abombado (yo suelo usar tarros reciclados de otras conservas). 


La mermelada está lista para conservarla, aunque a mi no me dura mucho.


¿No me digas que no te apetece probarla?




Seguro que le sacas un montón de usos



 
Bon Appétit


10 comentarios:

  1. Me encanta y para acompañar carnes, verduras... es genial. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  2. Doy fe de lo rica que está, el tomate es uno de mis alimentos favoritos, muchas veces he dicho que no podría vivir en un mundo sin él y si puedo comerlo también en formato dulce ¿que mas se puede pedir?
    ;-) Nieves

    ResponderEliminar
  3. Elena, a mi me gusta mucho hacer conservas, y esta mermelada de tomate tiene que estar buenísima. ¿Que tipo de tomate has usado? A mi me dijeron una vez que los tomates pera tienen la piel muy dura, por lo que no los he vuelto a usar cuando tengo que cocinarlos.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues usé precisamente tomates pera. Quité parte de la piel, aunque dejé otra, porque resultó tan fina que era difícil quitarla toda.

      Eliminar
  4. Que rica, me encabta la mermelada de tomate. Besos

    ResponderEliminar
  5. mmmm, te ha qudado estupeda! a mi me ecanta combinarlacon quesos..es una delicia! un besote

    ResponderEliminar
  6. Que mermelada mas divina, para todas las cosas que se quiera emplear, para unas tostadas en el desayuno la veo deliciosa. Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  7. Yo la suelo hacer para acompañar el queso frito. Manjar de dioses.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  8. Rica,rica no hay nada como la mermelada casera.;)
    Un besin chicas

    ResponderEliminar
  9. es una de las mermeladas q mas me gustan,todos los años con los tomates de la finca,la hago

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!