26 febrero 2012

Chinchón y el cocido de taba


A 50 km de Madrid, en el sureste, se encuentra Chinchón, un pueblo con una preciosa plaza Mayor, de arquitectura popular. del estilo de otras poblaciones de la Edad Media. Casas con sosportales y balcones. Testigo de ejecuciones, corridas de toros y como corral de comedias, esta plaza alberga ahora a los turistas que mapa en mano acuden a visitar esta ciudad declarada conjunto artístico y toman un respiro en la terraza de alguno de los múltiples restaurantes y bares que inundan la plaza.



Cuando yo era pequeña acudíamos de vez en cuando a Chinchón a comer cordero asado y siempre nos traíamos provisiones de sus excelentes ajos. También comprabamos una botella de anís que producen en la alcholera que tiene el pueblo y alguno de los dulces típicos de allí. Después de comer siempre ibámos a Villaconejos, donde mi abuelo tenía unos primos que cargaban el maletero del coche con sus maravillosos melones. Era un día plenamente gastronómico.


Mirar los nombres de las especialidades del lugar

Pero estas costumbres que tienes de pequeña dejas de tenerlas al hacerte mayor, y desde que me casé, hace ya un montón de años, sólo había ido en una ocasión a Chinchón, y fue porque la hermana de mi marido decidió casarse allí. Por supuesto en aquella ocasión también aproveché para traerme una botella de anís y una ristra de ajos. El ajo de Chinchón es un ajo blanco y fino y junto con el de Las Pedroñeras es la variedad de ajo que más me gusta.


Este invierno vi por casualidad que en el parador de Chinchón se celebran de octubre a abril las Jornadas Gastronómicas del Cocido de Taba y pensé que era una buena excusa para volver allí.


Con un sol invernal pero expléndido paseamos por sus calles para acabar descansando en una terracita de la plaza mientras  tomabamos una cerveza fresquita. A medio día fuimos a por el cocido, servido en menaje de barro, contrastaba con el que me había tomado otro día de otoño en Lhardy, pero no desmerecía ni un poquito.

Odres de vino en los estantes, manteles de cuadros, pan de hogaza y unas bandejas de madera de dos pisos para transportar el completo cocido.


El vino y el agua en jarra también de barro, empezamos con unos aperitivos de encurtidos de la zona: aceitunas de camporreal, pepnillos, cebolla roja en vinagre.


Unos garbanzos mareados (cocidos y luego fritos en sartén) y unas albondiguillas con las sobras del cocido del día anterior. Todo esto para dar paso al cocido de taba, cuya receta teníamos en la minuta y que os trascribo literalmente por si os animáis a hacerlo.

Ingredientes:

Gabanzos de Fuentesaúco         Morcillo
Hueso de taba                            Hueso de caña
Punta de jamón curado             Tocino entreverado fresco
Gallina                                       Chorizo de cantimpalo
Cuello de ganso                        Cangrejos de río
Patatas pequeñas                      Judías verdes
Cardillos                                    Nabos
Repollo                                      Tomate
Ajos                                           Fideos
Pan asentado                            Azafrán
Cominos                                   Perejil
Alcarabea                                Hierbabuena
Sal

Este popular cocido se hace los sábados en Madrid. Es imprescindible emplear garbanzos tiernos, si puede ser de Fuentesáuco. Se deben limpiar y poner a remojo en agua de Madrid con sal desde la noche anterior. Se añadirán al puchero cuando el agua esté a punto de hervir.

La elaboración del cocido, debe hacerse en un puchero o recipiente similar, siempre tapado y espumando al iniciar las cocciones.

El cuello de ganso se rellenará con la propia carne del ganso picada, pan rallado, tocino, perejil y huevo.

En agua fría se dispone el morcillo con los huesos de taba (deben pesar la mitad que la carne), la punta de jamón, el cuello de ganso y la gallina. Se añade el tocino entreverado, las patatas peladas y enteras (si son pequeñas), el aqzafrán machacado con sazón, hasta que llegue todo a su cocción. Con el último ingrediente se añaden los cangrejos y cuando se pongan colorados indicarán que el cocido está terminado y listo para comer.

En una elaboración paralela se cuece el chorizo de cantimpalo, loa verdura (judías verdes, cardillos y repollo) y los nabos partidos en rodajas. Debe cocerse dejando las verduras enteras.

De forma también paralela se elabora una salsa cociendo los tomates, le ajo, cominos y sal, hasta que practicamente se deshagan. Se pasa por un colador después de espesarse con algunos garbanzos del cocido triturados.

La sopa de fideos aromatizada con hierbabuena se servirá en puchero con unas lonchitas de pan del día anterior, como inicio de la comida.



Se servirán los garbanzos bien escurridos con la verdura ordenada, las patatas, la carne, el jamón, el chorizo, el tocino, la gallina, el cuello de ganso, el hueso de taba y los cangrejos. Todo irá bien distribuido en un puchero especial. La salsa se servirá aparte.


Si después de meterte este cocido entre pecho y espalda crees que has acabado, estás muy equivocado, porque te queda el postre: Bartolillos y pestiños dulces típicos de la Comunidad de Madrid.


Al terminar lo que apetecía era una siesta, pero por supuesto antes había que pasar a comprar una ristra de ajos y una botella de anís.

Bon Appétit


8 comentarios:

  1. madre mía menudo cocido,uffffffffff que hambre y eso que son las 10 de la mañana jejejejee

    ResponderEliminar
  2. Hay que envidia!!!, yo de pequeñita viajaba mucho con mis papis por España y recuerdo perfectamente el día que pasamos en Chinchón!!...me trajiste recuerdos muy hermosos..lástima que ya pasaron :(
    siempre me queda buscar una excusa para volver y tomarme una cervecita al sol y un cocido como el que nos muestras!!!..aunque después de eso si no tengo donde tumbarme moriré!!!!!:)))
    que lindo es viajar por España, que es tan bonita!!!!!
    cariños niñas mias>!!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta Chinchón, es el sitio ideal para pasar un día completo, sus calles, una cañita en la plaza con un pinchito, visita al palacio y castillo, al parador, comida en cualquiera de sus restaurantes a cada cual con mejores opciones y finalmente un recorrido por las tiendas típicas de la gastronomía local para volver con el maletero lleno de dulces, ajos, botellas de anís o embutidos... una perdición.
    Cuando a Miguel y a mí se nos antoja una "leche frita flambeada con Chinchón" nos escapamos sin pensarlo.
    Besines
    Nieves

    ResponderEliminar
  4. Qué paseo más bonito. La verdad es que ese cocido se ve expléndido, aunque no se yo si podría con el postre despues de comerlo
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Pues me ha encantado ese cocido... ¡qué distinto a todos, con los cangrejos!.
    Y el paseo por Chinchón me encantó. Tengo un cuadro que recoge la misma imagen de la primera foto, un pelín más de cerca. Hace muchos años que no voy, desde que me marché de Madrid.
    Madre del amor hermoso... yo tendría que llevarme los bartolillos a casa, para el día siguiente, después de ese pedazo de cocido, jajaja. Pero qué ricos también.
    Un besote, guapas.

    ResponderEliminar
  6. Vaya envidia me dasssss!!!, Yo he viajado mucho fuera, pero la verdad es que hay zonas del país que no he visitado y me parecen increíbles... Espero poder visitar muy pronto alguna, apunto Chinchón. Siempre es una buena excusa para comer un cocido tan rica como el que nos muestras...
    Besazo0os

    ResponderEliminar
  7. Si me meto ese pedazo de cocido entre pecho y espalda dudo mucho que luego pudiera comer pestiños, bartolillos ni nada de nada, buffff, que pedazo de receta, impresionante
    No he estado en Chinchón, a ver si algún día me paseo por allí
    Saludines

    ResponderEliminar
  8. Qué buena pinta tiene todo!!! Os dejo link a un video paseo por la localidad...
    http://youtu.be/AEHt6mZtuxs

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!