21 julio 2011

Magdalenas de La cajita


¡Que no nos rendimos, que no que no!.

Nieves y yo somos ante todo perseverantes, y basta que algo no salga para que volvamos una y otra vez a la carga. Las dos teníamos un fracaso común…. Las magdalenas. Nieves no las había hecho nunca y yo lo había intentado una vez hace mucho tiempo.



Tenemos algún ejemplo, unas magdalenas derrotadas que querían escapar a toda costa del papel tan mono de flores en el que las había metido y acabaron desparramadas por toda la bandeja del horno, eso sí , salieron esponjosas.



Y como la unión hace la fuerza, decidimos hacer esta vez unas magdalenas entre las dos. Nos pusimos las pilas, y entre chuflas nos encerramos en mi cocina.

Con 140 gr. de harina, 100 gr. nueces. 50 gr de avellanas, 150 gr- de azúcar, 1 sobre de levadura, 1 vaso pequeño de leche y tres huevos nos pusimos a la tarea.

Yo me puse a moler las nueces y las avellanas hasta conseguir una textura fina.


Mientras Nieves en un bol batia los huevos con la leche.


Ahora había que mezclar el harina, la levadura, el azúcar y los frutos secos finamente molidos


Ahora incorporamos toda esta mezcla a la mezcla de huevo y leche mezclando con cuidado.


Y esta vez ponemos los moldes de papel para magdalenas DENTRO de un molde metálico también para lo mismo.

Metemos en el horno previamente calentado a 180º


Y esta vez siiiiiiiiiiiiiii que tenemos unas magdalenas esponjosas y con forma, así que decidimos que en pocos días hariamos más.


Está demostrado que la unión hace la fuerza, je, je..


Bon Appétit



23 comentarios:

  1. Asi me gusta niñas!!!, la union hace la fuerza!!!, y si encima son las dos chicas de la cajita...no puede fallar!!!
    Me encanto, y me rei mucho con vuestras peripecias magdaleniles...pero el resultado a merecido la pena preciosas ellas, y preciosas vosotras!!!! :)
    Feliz jueves mis lindas niñas!!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja!! A mí también me pasa eso con algunas recetas! Qué suerte que seáis perseverantes porque yo me ofusco y me rindo... jejeje...

    ResponderEliminar
  3. A la tercera va la vencida!! Aquí me quedo, esperando ver más magdalenas que me encantan!! un besito

    ResponderEliminar
  4. ¿Por dónde cae vuestra casa? Me paso a tomar café con vosotras esta tarde...con magdalena ¡por supuesto!

    Enhorabuena por el resultado.

    Bss, Carmen

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, no se de que me suena eso, no os preocupeis que ya todo es para arriba, jejeje, mi madre era experta en quemar los bizcochos y que estubieran crudos por dentro, hasta que le cogio el truquis al horno.
    Consejo para las magdalenas desparramadas, si la masa es espesilla mejor usa dos papelitos por magdalenas para que hagan fuerza.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Sois la sensación.
    Apreciamos vuestro tesón.
    Esta receta hoy la aplicaré,
    manos a la obra ahora me pondré,
    pues mañana para desayunar
    vuestras magdalenas quiero degustar.
    ¡¡Ahí os envio por mi zagal
    moritas de mi zarzal!!!

    ResponderEliminar
  7. Estáis todas invitadas a magdalenas, ya no nos dan miedo, ahora las hacemos como churros.
    Besines
    Nieves

    ResponderEliminar
  8. Así me gusta que si una cosa no sale bien se vuelva a intentar, lo que os ha pasado a vosotras a la mayoría nos ha pasado alguna vez,por cierto muy buena pinta esas magdalenas.Besos.

    ResponderEliminar
  9. Madre mia que agusto me comía contigo unas madalenas de estas de postre con una horchata valenciana casera que llevo yo...y de primero con esas flores... uhmmm, un besico.

    ResponderEliminar
  10. Pues a la tercera va la vencida, os han quedado deliciosas.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  11. jajaja, sois una maravilla!! No se os resiste nada..qué bien! Os quedaron muy esponjosas y seguro que supr ricas...ya veremos las siguientes...Un besito guapas

    ResponderEliminar
  12. os cuento que yo tb tuve un trauma con las magdalenas,pero soy como vosotras hasta que no me salieron en condiciones no paré y ya hasta con los ojos cerrados jajajja
    Os quedaron de lujo,os quito una o dos ¿se notó? ¬¬ ^^
    besotes!! ;))

    ResponderEliminar
  13. Ohhhh, qué bien os ha quedado!! a mí mis primeras magdalenas siempre se me hundían, pero luego llega un día en el que siempre salen bien. Gracias por pasaros por mi blog, me quedo siguiéndoos

    ResponderEliminar
  14. Ahora con el café te cojo una, porque tienen que estar de tiernitasssss. Yo también suelo preparar magdalenas, a mi hijo le gusta pero tengo pereza con el horno ahora por la calor. Pero bueno pronto caerán. El plato de la cartuja de Sevilla me encanta. Feliz jueves a las dos.

    ResponderEliminar
  15. Parece que a la tercera fue la vencida y de qué manera. Unas magdalenas riquísimas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. A mi tambien me ha ocurrido lo mismo alguna vez que otra, pero han caído igualmente, que están igual de ricas.

    ResponderEliminar
  17. El que la sigue la consigue. Soy nueva y me quedo por aqui de visita a ver vuestras magdalenas!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. No se por qué pero cuando esos trabajos se comparten salen mejor y se realizan con más alegría.
    Un besazo.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  19. Pues claro que sí, cómo se os iban a resistir la magdalenas a vosotras dos juntas, así que ánimo y a seguir que esto engancha. Un besazo.

    ResponderEliminar
  20. es que hay que ver lo que cuesta que salgan bien unas magdalenas

    ResponderEliminar
  21. Amigas dicen que el que persevera alcanza, así que ya les han salido sus magdalenas y hay que ver lo ricas que se ven, por cierto me llevo una junto a la receta.
    Besitos y un abrazo para las dos.

    ResponderEliminar
  22. Me alegro que lo hayáis conseguido!!! Muy buenas, seguro.

    ResponderEliminar
  23. bueno chicas reto superado, tienen una presencia estupenda y seguramente que un sabor excepcional por los ingredientes utilizados, ya veo que no os retiráis del horno ni en verano jeje, os aseguro que me encantan leer vuestro blog

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!