29 marzo 2013

Chocos (sepia) con emulsión de ajo y perejil




Aunque los chocos y las sepias son la misma cosa, yo siempre he llamado sepia a las de tamaño grande, esas que tienes que cortar en tiras cuando las haces a la plancha, y chocos a los de menor tamaño. Quizá sea en recuerdo de un riquísimo arroz con chocos que comí en Galicia, y que lo que tenía eran esas sepias chiquititas.

Normalmente en Madrid no se ven las sepias pequeñas o chocos, pero el otro día me topé con ellos en la sección de congelados, y sin pensar como los iba a preparar los eché al carro. Una vez en casa, me acordé que había visto preparar con la Thermomix la sepia y me dije ¡vamos a probar!. Dicho y hecho, cocinados en la Thermomix, de una forma sencilla y con una emulsión de ajo y perejil. Os cuento como hacerlos también de forma tradicional.







Ingredientes:

500 gr. sepia pequeña o choco
50gr de aceite
6 dientes de ajo
1 cucharada de perejil picado
1 huevo





Preparación:

En el vaso de la thermomix, ponemos los ajos, el perejil picado y 50 gr. de aceite. Programamos 10'' velocidad 5. A continuación programamos 5', temperatura varoma, velocidad 1.

En modo tradicional, se pica el ajo muy finito, y se fríe en una sartén con aceite. Se incorpora el perejil y los chocos, y se pone a fuego lento, removiendo continuamente.


Añadimos los chocos limpios y programamos 20', temperatura varoma, giro a la izquierda velocidad cuchara. Os juro que antes de tener la thermomix, cuando leía estas explicaciones me parecían subrrealistas, je, je, pero ahora me parecen tan cotidianas que no soy consciente de lo raras que son :)


Cuando termine el proceso, sacamos los chocos por un lado, y el aceite con los ajos por otro. Ponemos un huevo en el vaso de la thermomix y programamos velocidad 5, sin tiempo y vamos incorporando poco a poco el aceite con los ajos y el perejil de cocinar los chocos. incorporamos también poco a poco un chorrito de aceite de oliva.


Si hemos preparado los chocos en modo tradicional, seguramente no nos quede casi nada de aceite en la sartén, pero con cuidado con una cuchara de madera, rescatamos todos los ajos, y los ponemos en una batidora de vaso junto con un huevo, batimos a máxima velocidad y vamos incorporando un poco de aceite de oliva para que ligue. No queda igual que la emulsión, pero está igualmente bueno.

Vertemos por encima de los chocos la emulsión de ajo y perejil, y ponemos el resto en salsera aparte.


Servimos inmediatamente.


¿Qué os parece para un aperitivo? ¿Y para una cena?


Bon appétit

4 comentarios:

  1. Pero que buena pinta!!!:)

    besos

    ResponderEliminar
  2. Me encantan todos los moluscos y sobre todo estos sin caparazón y que guisados, a la plancha, a la vinagreta, incluso en croquetas (las comí en un bar en Cambados) están buenisimos.
    Yo también las hubiera cogido para la cajita ;-)
    Nieves

    ResponderEliminar
  3. Pues muy buena pinta, sin duda. Yo también soy de echar cosas al carro y ya pensaré cómo las hago. Un besote.

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!