14 marzo 2013

Tarta del Tesoro


-¿Qué vas a querer para tu décimo cumpleaños Juan?
- Mira tía Elena, yo creo que lo mejor es que me des dinero, porque todavía no se que es lo que quiero
- ¿Dinero? ¡Vale!

Yo había visto tanto a Isabel de Aliter Dulcia como a Joaquina de La cocina de los inventos, hacer una tarta decorada con monedas de chocolate, asi que rapidamente me acordé de ellas y decidí gastarle una bromita  a mi sobrino, aunque yo hice otro tipo de bizcocho y relleno.

- Juan te traigo tu regalo ¿Querías dinero, no?

Él muy prudente me dice:

- ¡Bueno, para que no tuvieses que buscar un regalo!
- Pues mira, te he preparado una tarta con un tesoro.



Imaginaros como se quedó el pobre cuando le di la tarta, porque por muy rica que estuviese, ja,ja. Cuando la comía me miraba de reojo, y yo con cara de circunstancias no le dí su verdadero regalo hasta el final ;)

Ingredientes:

1 yogurt de fresa
4 huevos
1 medida de aceite de oliva
2 medidas de azúcar
3 medidas de harina
2 cucharadas soperas de cacao en polvo
levadura
Monedas de chocolate y perlas de azúcar
Almibar:
400 ml. de agua
200 gr. de azúcar
1 rama de canela
1 cáscara de naranja
Crema pastelera:
3 huevos
1/2 l de leche
100 gr. de azúcar
1 cucharadita de esencia de vainilla
Cobertura de chocolate:
200 gr. de chocolate de cobertura
100 gr. de mantequilla
200 ml. de nata para para montar

Preparación:

Para esta tarta he preparado el bizcocho de yogur 123. Creo que todo el mundo lo conoce, pero sino es así, os diré que se usa un yogur y en el mismo vaso de yogur nos sirve de medida para el resto de ingredientes:
1 vaso de aceite
2 vasos de azúcar
3 vasos de harina
A esto añadimos 4 huevos y levadura, lo mezclamos bien y al horno a 180º durante 35-40 minutos.

Este bizcocho nunca falla y ademas no necesitamos báscula, por lo que se puede preparar en cualquier ocasión. El yogur que yo he utilizado para este bizcocho ha sido de frutos rojos, para darle ese aroma de fondo, y dos cucharadas de cacao en polvo. Cuando lo sacamos del horno lo dejamos enfriar en una rejilla.


Mientras tenemos en el horno el bizcocho, vamos preparando el almíbar con el que vamos a recalar el mismo. Ponemos el agua con el azúcar, la canela y la cáscara de naranja al fuego, y dejamos hervir 5 minutos. Hay que procurar quitar toda la parte blanca de la cáscara de naranja para evitar un fondo amargo. Retiramos la rama de canela y la cáscara de naranja y lo dejamos enfriar.


También vamos preparando una crema pastelera. Yo desde que tengo la Thermomix casi siempre la hago con ella, pero podéis ver otras formas de hacerla en la entrada de los Miguelitos de La Roda

No he usado toda la crema pastelera para el relleno de la tarta, pero como con esta proporción siempre me queda bien, prefiero que me sobre y así hago algún pastelito o cualquier otro postre. Ponemos  en el vaso la leche, los huevos, el azúcar y la esencia de vainilla  y programamos 7', 90º vel. 4


Cuando la tengamos terminada, la ponemos en un recipiente y la tapamos para que no se haga una película. Dejamos enfriar durante 1 hora.


Una vez frío, desmoldamos el bizcocho y lo cortamos por la mitad. Sigo con los palillos hasta que me compre un cortador. Lo bañamos primero con el almíbar, y luego lo rellenamos con la crema pastelera.



Por último preparamos la cobertura de chocolate, poniendo todos los ingredientes en un recipiente apto para el microondas y vamos derritiendo de 1 minuto en 1 minuto, removiendo cada vez, hasta que esté el chocolate fundido y los ingredientes integrados.




Dejamos que temple un poco, y lo vertemos desde la parte de arriba del bizcocho, dejando que vaya cayendo por todas partes, hasta cubrir completamente la tarta. Con un cuchillo cubrimos con el chocolate restante los laterales. Colocamos las monedas de chocolate y las perlas y dejamos enfriar en el frigorífico.


Pasamos la tarta a la bandeja en la que la vamos a servir. ¿A que queda chula?





Bon appétit

15 comentarios:

  1. Jajaja, ya me imagino la cara que debía de poner.
    La lástima es que igual no disfruto del todo de la tarta pensando en que se quedaba sin dinerito :)
    Te quedó preciosa.
    Muacs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el chocolate siempre se disfruta ;)

      Bss

      Elena

      Eliminar
  2. Jajaja que buena broma, pobre chiquillo la cara parecería un poema, pero luego tuvo su recompensa jijiji.
    Muy rico bizcocho, muy rico relleno y muy bonita que te quedó, besos

    ResponderEliminar
  3. Que recuerdos me traen esas monedas de chocolate se las compraba a mis niños....La tarta es una maravilla para niños y mayores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las venden en el Lidl, por si te animas para tu nieto

      Bss

      Elena

      Eliminar
  4. Que pasada de tarta Elena, la verdad es que un buen juego lo del dinero con las moneditas ;-)
    Nieves

    ResponderEliminar
  5. Una tarta sin duda muy original Elena me hubiera gustado ver la cara de tu sobrino,jajajaja
    Por cierto Felicidades a tu sobri!!Bs

    ResponderEliminar
  6. La tia Elena no se deja engañar tan fácilmente!!! Genial la idea y bien sencilla, buena manera de hacer una tarta para sorprender a un niño sin complicarse la vida y asegurandose de que gustará a todos. Preciosa!

    ResponderEliminar
  7. Una señora tarta ...esa le iba a gustar al Tío Gilito !!! me parece una idea excelente para la vista y el paladar , felicidades.
    besitos.

    ResponderEliminar
  8. Que mala, malisima jajaja, pero la tarta de lujo eh? Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si una no es un poco mala.... je, je ;)

      Bss

      Elena

      Eliminar
  9. Carita que se le habrá puesto a Juan, aunque seguro que al probarla quedaría encantado
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Rica seguro que eta no me cabe duda, pero bonita es un rato largo!
    laura

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!