22 marzo 2013

Pan integral con miel


Oler a pan reciente un domingo por la mañana es una de las cosas que más me gusta, aunque eso signifique que me he levantado muy temprano. Sacar harinas y empezar a amasar, aunque no sea de forma manual, tomarte un café caliente mientras esperas el levado, encender el horno y disfrutar de ese horneado..... ummm.

Y no esperar, porque yo soy de las que no esperan a pegar un pellizco al pan caliente. Me cuesta mucho cuando he preparado un pan para el blog tener que esperar a hacer alguna foto. al pan caliente le pego un pellizco, y luego otro y otro y otro....  Cuando ví el pan de Isabel de "La cocina de Fabrisa", pensé enseguida en el fin de semana. Un pan sencillo con un toque de miel para quitar el amargor al harina integral. Un pan que cortado en rebanadas puedes congelar para ponerte una tostadita con el desayuno. Un pan tierno con una corteza crujiente con el que compartir ese queso curadito con una cerveza en el aperitivo.... 






Ingredientes:

320 gr. de harina de fuerza
200 gr. de harina integral
350 ml. de leche
40 gr. de miel
30 gr. de aceite de oliva (mantequilla en el original)
15 gr. de levadura de panadería
10 gr. de sal



Preparación:

Ponemos en el vaso de la thermomix la leche, la miel y el aceite, y programamos 1' 37º velocidad 4. A continuación incorporamos los dos tipos de harina, la levadura y la sal, y programamos 1' velocidad 4 y luego 2'' velocidad espiga. Isabel lo hace todo con la velocidad 4, pero a mi máquina le empezaba a costar mover la masa, por lo que decidí usar la velocidad  espiga.

A modo tradicional, ponemos en un bol la leche, la miel y el aceite, y templamos 1' en el microondas. Ponemos en otro bol la mezcla de las dos harinas junto con la sal y la levadura desleida en un poco de agua. Hacemos un pequeño volcán, y vertemos en el centro los líquidos templados. Amasamos bien.


Dejamos reposar 1/2 hora, y ponemos la masa en un molde previamente engrasado. Lo abrigamos con un paño de cocina y lo dejamos 1 hora hasta que doble su volumen.


Pintamos con leche la superficie del pan, y lo metemos en el horno previamente precalentado a 240º durante 10', luego bajamos la temperatura a 210º y ponemos 45' mas. Si vemos que el pan se dora demasiado, lo tapamos con papel de aluminio (mi papel de alumnio se quitó con el ventilador y se tostó demasiado, aunque a mi no me importa porque me gusta el pan tostadito).


Cuando esté listo, lo dejamos enfriar sobre una rejilla, pero no mucho, que el pan calentito está delicioso.


Un pan de miga consistente, con un leve sabor de fondo a miel, pero que casa perfectamente con cualquier comida.


Bon appétit

5 comentarios:

  1. Ese pan está para comerse¡¡¡¡¡
    Un saludo¡¡

    ResponderEliminar
  2. Bien tostadito eh!!
    Ideal con ese toque de miel para acompañar un cochinillo asado ¿a que sí?
    ;-)
    Nieves

    ResponderEliminar
  3. Qué rebanadass más ricas, me gusta mucho
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hacemos un pequeño volcán, y vertemos en el centro los líquidos templados. Amasamos bien. Miel

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que hacemos. Si haces la receta, tu experiencia. Si te parecen suficientemente claras o no las explicaciones. Sabemos que con las prisas de hoy en día no siempre podemos comentar, pero de tus comentarios también aprendemos.

¡No te cortes!